elsociólogo

online, offline @elsociologo

Archivo para la etiqueta “sociedad”

Recursos y… ¿Aptitudes? Actitud

el-poder-de-la-actitud

Todas las personas tienen un importante potencial constituido por las capacidades y habilidades con las que nace y las que desarrolla y las que adquiere a lo largo de su vida. Ese potencial está en relación directa con todo lo que nuestro cerebro nos permite hacer, pero en la misma medida también depende de nosotros mismos, de cada uno de nosotros, nuestra personalidad, experiencias y vivencias. Después también debemos tener en cuenta a las personas que conocimos y con las que nos relacionamos a lo largo de nuestras vidas, las que nos acompañan, las que nos encontramos, las que nos educaron, las que nos amaron y a las que amamos Pasado, presente y futuro, experiencias, sentimientos, relaciones, e incluso la forma en la que sentimos y vivimos cada experiencia forma parte de cómo somos y de lo que hacemos con ese potencial.

Pero siempre en primer plano, y pase lo que pase, somos nosotros los que lo poseemos: cada uno de nosotros, todos. Una parte importante de ese potencial se utiliza día a día, se detecta, identifica y aprovecha de forma práctica y cotidiana. Es lo que nos permite aprender, tomar decisiones, actuar y relacionarnos con los demás. Es esa parte de nuestro cerebro que siempre, o casi siempre, está funcionando.  Ese aprovechamiento del potencial humano es lo que llamamos recursos naturales del individuo . Todos los tenemos y prácticamente desde el primer instante de nuestro nacimiento iniciamos su aprovechamiento. A veces con un gran esfuerzo y otras veces casi sin darnos cuenta, vamos generando recursos, aprendiendo a hablar y a expresarnos, a ver y comprender el mundo que nos rodea, a encontrar y contactar con otros. Aptitudes y actitudes.  Otra parte de ese potencial lo intuimos. Sabemos que está ahí porque constantemente vemos su rastro, ya sea en nosotros mismos o en otras personas. Es lo que habitualmente conocemos como aptitudes.

Es decir, las tendencias naturales que una persona tiene para realizar determinadas actividades con mayor acierto que los demás. Las aptitudes son, en realidad, una manera intuitiva de aplicar y utilizar ese potencial en una actividad concreta. Cuando el aprovechamiento del potencial coincide con un trabajo o profesión lo bautizamos como vocación. Sin embargo, no todos llegamos a identificar, o darle salida a nuestro potencial en forma de aptitud o vocación, quizá porque no a todos les aflora a la superficie de forma evidente, o quizá porque no todo el mundo tiene los medios suficientes para hacerlo aflorar o bien se encuentra sumergido en un sistema sin aptitud real de mercado. Pero sería un error limitar el potencial humano a las aptitudes y la vocación. El motivo es sencillo: aunque sólo unos cuantos poseen o encuentran eso que llamamos aptitudes o vocación, el potencial es algo tan común y natural como tener cerebro y saber utilizarlo.

¿Saber utilizarlo? No, no se trata de una ironía malintencionada, sino de una sutil realidad. Todos tenemos un pequeño, pero extraordinario, cerebro humano en nuestra cabeza, y sólo por el hecho de estar ahí, ya está funcionando. El hecho de tener cerebro y que funcione no es lo mismo que saber utilizarlo. El actual Gobierno español sabe perfectamente de que estamos hablando; 5.800.000 parados durante 3 largos años ¿Aptitudes? No gracias, Empleo. Actitudes @marianorajoy actitudes… @elsociologo

Anuncios

El vídeo del verano conecta Málaga con Viena

Si tradicionalmente la sociedad siempre ha establecido en paralelo a sus ansias vacacionales propias de la temporada estival un vínculo musical bajo la etiqueta de la canción del verano, desde que nació Youtube en los primeros años del 2000 hasta la segunda década del siglo XXI podemos afirmar que el tema pegadizo de este tiempo ha sido progresivamente sustituido por el del vídeo del verano.

Precisamente, unos días después de que se conociera que España se encuentra entre los países de la Unión Europea que el pasado año registró un mayor saldo migratorio negativo por la fuerte salida de ciudadanos españoles debido a la crisis, y coincidiendo con la época estival, La Casera ha lanzado un vídeo que está emocionando a los internautas.

De poco más de dos minutos y medio de duración, la pieza cuenta la historia de Alejandro, un joven malagueño que, como otros muchos, han salido fuera de nuestras fronteras por diferentes motivos. En su caso, decidió marcharse a Viena por amor.

 

El vídeo nos narra la historia de cómo sus amigos y familiares deciden darle una sorpresa y hacerle sentir por unos días como en su tierra, Málaga. Para ello, se llevan el Chiringuito ‘Los Cuñao’ (donde siempre iba con sus amigos) con su barcaza de espetos y el chamizo incluido, y a su perro Lucky, entre otras muchas sorpresas.

Describen a Alejandro como un chico muy sencillo, muy humano y muy cariñoso que viajó a Austria siguiendo a su chica. Una historia con la que muchos españoles se sienten identificados; los que viajan a la aventura y consiguen un empleo.

Bajo el hashtag #somosdistintos se ha convertido en uno de los más visitados en Youtube.

La historia concluye con un brindis y recordando los 2.787 kilómetros que separan Málaga de Viena, a las 37 personas y al perro que participan en el anuncio, los 3 kilos de sardinas empleados en el rodaje y el tinto de verano. Se trata de una historia real que está dando la vuelta al mundo. Es tiempo de verano del vídeo del verano. Pasen, disfruten y vean… @elsociologo

“Enladrillados”

spanin2

Reforma laboral, pensiones públicas, sanidad y copago. Sin-DICATOS. Aborto, sin ampliación del permiso de paternidad, y no bajar el sueldo de los funcionarios. Programas y promesas. Hechos. Partidos. Ciudadanía. Mentira/s. Poder. Bipartidismo. Votos. Democracia. Herencia. Tu Primo. Ciencia, I+D+i, Educación, Universidad y Erasmus perdidos. Independencia judicial. Literatura mucha literatura. Cine y Teatro. Jobs, Redes, Apple. Coste del despido abaratado, paro y prestación por desempleo. ¿Empleo?. ETA, Cataluña, el Rey. Su Toisón. La Consulta. Iglesia-Estado. Gobierno. Viviendas, desahucios, daciones y personas. Pobreza, exclusión. Cáritas. Mercados. Bolsa. Valor. Valores. Dignidad. 15-M, 22-M ¿11M?. Amnistía fiscal, deducción por vivienda y rescate a la Banca. Emergentes y sumergidos. Fútbol mucho fútbol. Ferrari. Nadal. España va bien. Champions League. Emprendedores. Top. Siria, Crimea, Afganistán.  Egipto y Fukushima. Japón, China y las 2 Coreas. GreenPeace. El clima, los climas, el cambio. Preferentes, gurtelianos y filatélicos. Dependencia y dependientes. Bienestar Social. Inmigración, Derechos Humanos y Manifestaciones. Los Toros. Corrupción, Empresas ficticias, ERE´s. Demasiado ere. Cemento. Ladrillos. Silencios. Minería, Desarrollo Rural y Energético Sostenible. Incendios. Terremotos. Tsunamis. Narco-México. Ilusiones. Deseos. Ánimos. Supervivientes. Venezuela.  Esperanza. Policía. Pescados. Carromero, Bárcenas y mi caja B. El Duque y la Marquesa. Suárez y El Caudillo. IVA, IRPF y nuevo recibo de la luz para iluminar un manifiesto grotesco, dantesco y enladrillado.

Europa. Políticos. Sol y playa. Sol y sombra. Merkel. Sociedad. Rajoy. El Greco. Gaviotas, sueños y poesía… Cuervos. ¡Mi niña! #Franciscum

Troika. Draghi. Teléfono Rojo, aviones en el mar y, como siempre, estimado Juez ajusticiado;  “Justicia Universal.” Shi, shi, shi. “Enladrillados” @elsociologo

¿Qué es conocer?

Bandera_de_la_UE

Conocer es un acto, es decir, una acción que realiza alguien (un sujeto). Por tanto, el conocimiento no implica pasividad, sino actividad. Conocer es, básicamente, poseer cosas. Quien conoce gana algo. Ahora bien, no se trata de una posesión real, sino intencional. Poseer intencionalmente es un modo especial de poseer que se distingue de la posesión material y que remite a algo externo a nosotros mismos.

Conocer es poseer la forma, no la materia, del objeto conocido. Es decir, poseemos todas sus cualidades o rasgos esenciales sin necesidad de hacerlo físicamente interior a nosotros. Así, cuando conocemos sensiblemente una piedra (a través del sentido de la vista, por ejemplo) ello no significa que antes debamos meterla físicamente en nuestro ojo. De la misma manera, cuando conocemos intelectualmente una piedra (poseemos su concepto) no implica que la piedra, con su materia (átomos y moléculas) esté inserta en nuestra mente o cerebro.

Conocer es, entonces, la actividad mediante la cual el ser humano se apropia del mundo que le rodea. Esta apropiación es una captación intelectual del entorno o del propio organismo.

El acto de conocer es un proceso complejo en el que intervienen aspectos biológicos, cerebrales, lingüísticos, culturales, sociales e históricos y no se puede disociar de la vida humana ni de las relaciones sociales. De ahí que conocer sea una necesidad fundamental para el ser humano ya que a partir del conocimiento la persona puede orientarse, decidir y actuar.

Viendo que el conocimiento es una relación entre dos términos distintos, nos preguntamos: ¿Es posible el conocimiento?; ¿Puede el sujeto conocer el objeto tal cual es?; ¿Cómo podemos estar seguros de que alcanzamos a aprehender ese otro término de la relación?; ¿No nos estaremos engañando la mayoría de las veces, cuando creemos estar ciertos en el conocimiento de algo?

Desde el convencimiento del pensamiento social, se puede aseverar que la clase política española empieza a ser conocida y reconocida, muy a su pesar, en los diferentes y diversos engranajes que conforman el actual y maltrecho sistema de bienestar social ciudadano.

Objeto (política)- Sujeto (políticos)- Conocimiento (sociedad); el problema de la verdad.

“Señorías… Desgraciadamente, ya nos conocemos.” ¡Let´s go to Europe! la Suisse ¡Ja! @elsociologo

“Un nuevo paradigma”

imgAlain Touraine3

” Desde la caída del Estado y el imperio comunista, no se habla más de la sociedad civil y de debilitamiento de las normas en todos los ámbitos y por lo tanto, de liberación de los individuos. En todas las sociedades desde el 11 S, aun en las más ricas, de las más complejas y de las mejor protegidas está dominada por el miedo, la violencia y la guerra. Por ello, nos planteamos lo siguiente ¿Vivimos un momento inverso, con la vuelta a las comunidades cerradas sobre sí mismas, dirigidas por un poder autoritario y rechazando como enemigas a las demás comunidades? Pues si miramos a nuestro alrededor, percibimos sociedades destruidas, trastornadas y manipuladas. Siempre hemos sabido que la vida pública estaba dominada más frecuentemente por las pasiones que por los intereses. Pero cada vez, en el mundo actual, las pasiones apuntan a la negación del otro más que al conflicto con él. ” Alain Touraine (fragmento).

¡Feliz Año! “14+2000” #On #Off @elsociologo

“Observación Dialéctica”

Incide-social

En las ciencias sociales, naturales y técnicas no basta con la realización de las mediciones, sino que es necesario la aplicación de diferentes procedimientos que permitan revelar las tendencias, regularidades y las relaciones en el fenómeno objeto de estudio.

Ni la observación cualitativa ni la dialéctica son temas nuevos para la Investigación Social. La observación dialéctica es para Ninci,  una forma particular de ver la historia y el contexto social; es decir, además de utilizar métodos de observación social y científicos reflexivos, es revolucionario porque reivindica las necesidades históricas de la clase obrera.

 En una primera aproximación, los axiomas de la metodología de la observación dialéctica son los siguientes: primero, la realidad social no puede ser aprehendida como una totalidad acabada, sino en su devenir, cambio o transformación; es decir, la realidad siempre es diferente y más rica que cualquier interpretación. Lo que las ciencias sociales hacen es captar e interpretar más certeramente aspectos más o menos centrales de esa realidad, tales como su estructura, su forma, su contenido, sus contradicciones y devenir.

 Segundo, ya que la realidad social se encuentra en permanente cambio, uno de los propósitos explícitos o implícitos de cualquier estudio de la sociedad es el proceso de transformación dado por el contenido teórico del programa científico donde ésta ocurre, indicando hacia dónde va ese programa.

 Por último, la observación de la sociedad es la forma en que el investigador capta los datos de la realidad que utilizará para su posterior análisis e interpretación; este proceso de observación incluye un número de técnicas, tales como la encuesta, la entrevista, la investigación-acción, la observación  naturalista/participativa/no-intrusiva, la historia de vida, y otras técnicas de recolección de datos que los investigadores sociales tienen a su disposición (Gutiérrez y Delgado, 1995).

El método de la observación dialéctica comienza con intuiciones e impresiones sobre la realidad empírica. Es decir, se parte de una descripción detallada de situaciones sociales en las que participan personas o grupos sociales concretos. En síntesis, la observación dialéctica se inicia con una problemática social teórica y empírica de la realidad social.

Por tanto, queridas señorías, continuamos como sociedad observando, día a día, la charlatanería dialéctica de nuestra “Spanish politics”. El tiempo es un juez que da y quita razones. Observación dialéctica reconvertida en observación participante. Cronómetro en marcha…  @elsociologo

“Esencia”

300px-Linea_universo_svg

Ni el concepto formal ni el concepto objetivo nos llevan a una idea satisfactoria de la “esencia”. El vocablo latino essentia es un término culto; es el abstracto de un presunto participio presente essens (esente) del verbo esse (ser).

Husserl siguiendo a Brentano, afirmaba que las esencias nada tienen que ver con las sustancias, porque la conciencia misma no es sustancia, sino esencia pura.

Llamamos esencia a lo que es una cosa real. La esencia está separada del hecho, por ser independiente de él; pero el hecho no está separado de la esencia, sino que por el contrario, remite a ella y se funda en ella; es en sí mismo inseparable de la esencia. La esencia es, pues, fundamento de la posibilidad de lo real.

La esencia como sentido no sólo es independiente de la realidad y fundante de ella, sino que además se basta a si misma.  Zubiri apuntaba a la esencia como el “único ente tal que no necesita de ningún otro para ser lo que es: puro sentido. Su ser es, pues, absoluto. La esencia no tiene ser absoluto ninguno; no es el ente que se baste a sí mismo para ser lo que es. Y esto es por una sencilla razón; porque como separada de la cosa, la esencia no es ente; como ser, sólo la cosa lo es. La esencia no es ente, sino sólo momento del ente único que es la cosa real. Por tanto, la esencia no reposa sobre sí misma; reposa sobre la cosa real, según ese modo de reposar en ella que es serla. De ahí que la esencia sea en sí misma algo perfectamente fáctico; no hay esencias que sean física y realmente inmutables y absolutas.”

La esencia es siempre y sólo esencia de la cosa real, y nada más: es un momento intrínseco de esta “esencialidad” y “facticidad” no son dos regiones de entes, dos clases de cosas, sino tan sólo dos momentos de toda realidad.

La esencialidad concierne al momento estructural de lo real, y no al sentido objetivo de el saber absoluto. Hegel apuntaba; “descubrir la esencia de algo es construir conceptualmente, especulativamente, los supuestos de su realidad; es re-engendrar la cosa. Y la cosa es algo real que pertenece al orden transcendental”.

Redescubriendo un poco más de  Aristóteles, Husserl, Hegel, Kant, Heidegger y sus realidades esenciadas @elsociologo

“Saberes”

politica1

Kuhn en su “Estructura de las revoluciones científicas” nos muestra que el conocimiento científico se distingue por su carácter consecuente, sistemático y previsor. Es uno de los tipos del conocimiento racional, por cuanto usa para su conformación un método que supone la información, la observación, la identificación de problemas, la formulación de hipótesis y la comprobación de la validez de éstas.

Una característica básica del conocimiento científico es la contrastabilidad con respecto a los hechos. Por tanto, podemos entender que las hipótesis, para ser científicas, tienen que ser contrastables.

Otro tipo de saber o conocimiento racional es el que se refiere a las especulaciones valorativas y a las explicaciones del sentido y destino del hombre en cuanto a su posición en el mundo. El saber filosófico que persigue, entre otros objetos, la identificación y demostración de valores permanentes que, independientemente del entorno histórico-social, han observado los individuos para su vida individual y social. El conocimiento filosófico se integra por lo metafísico, lo ético, lo metodológico y lo epistemológico.

Respecto al saber empírico, se trata de un conocimiento que establece entre un sujeto y el mundo exterior, producto de la apreciación subjetiva y sensorial del objeto. Los objetos empíricos son dados en la experiencia, a través de los órganos sensoriales. Estamos muy familiarizados con ella, nos rodean. Y en efecto, los conocemos en cuanto de ellos recibimos impresiones, sensaciones, formamos imágenes de ellos y podemos llegar a sus propiedades inmediatas (olor, sabor, color, etc). Este nivel de conocimiento o saber es llamado primario o vulgar. En definitiva, se trata simplemente de un conjunto de noticias acerca del mundo o una mera composición de informaciones societarias.

Finalmente, dentro del saber histórico recordemos que el conocimiento histórico debe proyectarse del presente hacia el pasado, por lo cual reviste un carácter retrospectivo. No se trata de que la problemática actual determine los temas de cada investigación especializada, sino que ésta condiciona la dirección general del pensamiento sobre la historia y su metodología.

Pues bien, ni el saber empírico, ni el filosófico, ni el científico, ni tampoco el saber histórico sirven, a día de hoy, para descubrir y conocer todas las miserias, falsedades y mentiras de otro tipo de saber oculto tan en boga en nuestra terrible actualidad político-social: “el arte político de saber mentir”. #shishishi Yo sí que sé… @elsociologo       

“IM y Subsiguientes…”

individualismo

Históricamente el término individualismo ha sido utilizado para caracterizar tanto las doctrinas del contrato social que surgen en el siglo XVII como a sus sucesoras que, aun cuando no emplean la noción de contrato, heredan la visión de la sociedad como constituida por individuos, por sujetos que tienen metas, proyectos y fines específicamente individuales.

El individualismo metodológico (IM)  es un método y una forma de comprender los alcances y límites del conocimiento científico-social y, a la vez, es un modo de entender la constitución de la realidad social.  

El individualismo metodológico utiliza explicaciones intencionales para comprender los fenómenos individuales. Max Weber, formula su propia teoría sociológica desde la perspectiva del individualismo metodológico; desde su óptica, el objetivo principal de las ciencias sociales se encuentra en la interpretación del sentido subjetivo de las acciones. Pero podríamos referirnos también a ese IM que apunta Gómez Corona, Ludwig Von Mises, Elster, Boudon y tantos otros.

El supuesto del individualismo metodológico de que la sociedad es un conjunto de personas que se comportan de manera más o menos inteligible y que se influyen mutuamente, parece bastante sensato, lo que sucede es que es insuficiente. Las preferencias, el egoísmo y la racionalidad no bastan a la hora de dar cuenta de los procesos histórico-sociales, es necesario agregar otros supuestos: el modo en que las estructuras limitan las acciones, el modo en que se vinculan los actores para convertirse en actores sociales colectivos, el modo en que se renuevan, modifican o trastocan las estructuras sociales a partir de las acciones particulares, etc.

Dentro de una misma teoría social se debe pensar que los dos tipos de factores causales, individual y social, desempeñan ambos un papel importante en la explicación. Esto es lo que hacen tanto Giddens como Habermas, complementando las estructuras dentro de las cuales actúan los individuos con el modo en que estos les otorgan un sentido subjetivo a sus acciones: la intencionalidad del individuo interviene en la configuración del contexto social, a través de sus iniciativas los agentes pueden resignificar, crear, recrear y darle nuevos sentidos a la realidad social.

Señala Mir que;”este paradigma individualista es la denominación con la que generalmente se identifica en la sociología a una diversidad de aproximaciones a lo social es la teoría de la decisión racional originada en la economía”. Entra, por tanto, de nuevo, en acción, el individualismo político que por su parte afirma que la sociedad es un conjunto de individuos racionales, generadores de deseos y preferencias y únicos jueces y defensores de sus intereses.

El Individualismo metodológico tampoco implica necesariamente individualismo político aunque para el caso español y su Bipartidismo mayoritario parece que no deja esta concepción, lugar a dudas. La comprensión de una situación social compleja no puede derivarse exclusivamente del conocimiento de las predisposiciones, creencias y relaciones de los individuos dentro de su caparazón u organización política hermética a la sociedad, en general.

Observo “la sociedad como realidad subjetiva” de Berger y Luckmann utilizada de frontón individual para absorber los pelotazos políticos de un bipartidismo individualista complaciente en sus intereses y desnortado en su concepción de la realidad socioeconómica actual que padece, más que vive, nuestra sociedad española. Desempleo, ERE`s, recesión, desahucios, suicidios, muertes y decadencia lenta de una sociedad.  Todo por un mísero empleo remunerado recogido constitucionalmente. Capitalismo hegemónico del poder individualista.  Esperando el “Gran Pacto-Acuerdo” Individual.

¡Nos quitan las casas Rubalcaba´s&Mariano´s. La dignidad es una cosa más seria.. @elsociologo

“Positivism”

16617607-nube-palabra-abstracta-para-el-positivismo-con-etiquetas-y-terminos-relacionados

El término Positivismo fue utilizado por primera vez por el sociólogo y matemático francés del siglo XIX Auguste Comte (1798-1857), pero algunos de los conceptos positivistas se remontan a David Hume (1711-1775), a Saint-Simon (1760-1825), y al filósofo alemán Immanuel Kant (1724- 1804). Además de Auguste Comte en Francia, los representantes más significativos del positivismo son: John Stuart Mill (1806-1873) y Herbert Spencer (1820-1903) en Inglaterra; Jakob Moleschott (1822-1893) y Ernst Haeckel (1834-1919) en Alemania y Roberto Ardigó (1828-1920) en Italia.

Indudablemente el Positivismo aparece en un momento histórico (finales del Siglo XIX y comienzos del XX), cuyo terreno había sido abonado por innumerables cambios tecnológicos como los acontecidos por la Revolución Industrial, coincidiendo a la vez, con el decaimiento del sentido metafísico y religioso del conocimiento.

El hombre, al no obtener las respuestas esperadas en la religión, en su búsqueda y peregrinaje permanente, por saber el porque de las cosas, fija su atención en la ciencia, ya que la misma le brinda seguridad, confianza y confort. Ya no es el hombre, a merced de la naturaleza, más bien es un ser, que encuentra respuestas lógicas al estudiar en forma analítica, los mecanismos de los objetos que se encuentran en su alrededor. Y en este marco, con los cimientos antes mencionados, germina la semilla del Positivismo, doctrina que Comte resume bien, a través de su “Ley de los Tres Estadios”, marcando así el comienzo de la Historicidad del Conocimiento Humano.

De este modo, el Positivismo puede definirse como una actitud caracterizada por ciertos principios: Rechaza tomar en consideración toda proposición cuyo contenido no mantenga, directa o indirectamente, ninguna correspondencia con los hechos comprobados. Para el positivismo no hay diferencia real entre la esencia (es decir, la estructura general de las significaciones) y el fenómeno (el hecho). Refuta todo juicio de valor que no pueda apoyarse sobre ninguna actitud científica. Todo conocimiento sólo es válido si está basado en la observación sistemática de los hechos sensibles. Por tanto, la época del positivismo se caracteriza por un optimismo general, que surge de la certidumbre en un progreso imparable (concebido en  ocasiones como resultado del ingenio y del trabajo humano, y en otros casos como algo necesario y automático) que avanza hacia condiciones de bienestar generalizado, en una sociedad pacífica y penetrada de solidaridad entre los hombres. Los positivistas hoy en día, que han rechazado la llamada “Escuela de Viena”, prefieren denominarse a sí mismos empiristas lógicos para disociarse de la importancia que dieron los primeros pensadores a la comprobación científica.

Observación directa-Comprobación-Experiencia positivista para darse cuenta que, hoy en día, el positivismo no es la mejor referencia para la conciencia de una sociedad española actual, caracterizada y abrumada por la aplicación sistemática de políticas de derribo- acoso constantes en su ciencia, así como en su maltrecho y, por qué no decirlo, bombardeado Estado de Bienestar Social.

Hasta la fecha, 27 engaños de ciudadanía unificada europea desde Noviembre1993, en un solo Tratado positivista-merkeliano. Construyendo Europa desde fortalezas del Norte para divertirse con el cultivo de conocimiento robado en las tierras del Sur. Atentos, por tanto, señores feudales, a nuestra negatividad. Y es que ya lo apuntaba Van Gal y su famosa libreta futbolística made in Spain: “Siempre negativo, Nunca positivo”. Merkelmaníacos…¡Nada es negociable!

 Mi estimado Draghi y, su particular tipo de interés, jejeje. @elsociologo

 

Navegador de artículos