elsociólogo

online, offline @elsociologo

Archivo para la etiqueta “emprendedurismo”

“Reprender&Emprender”

Emprender, en un lugar o país diferente, presenta lógicas secuenciales fáciles de seguir. En términos generales, podemos decir que hay países en el que el emprededurismo es un estado de ánimo. Algo que va en paralelo a la manera de afrontar la vida. El caso es que no siempre ese “estado” es el que esperamos o creemos que es si uno emprende en un lugar, región o país diferente.

Contrastemos, brevemente, España y Alemania;
En Alemania, la filosofía y el valor emprendedor de los alemanes va directamente ligado a su voluntad por exportar. Ser la primera potencia exportadora del mundo es algo que se lleva en el modelo estructural y el emprendedor lo sabe, por ello afronta sus proyectos en ese sentido, con vocación y voluntad transnacional. Ese espíritu emprendedor alemán, el modo en que se implica la administración y, sobretodo, como se contempla socialmente su ecosistema natural con el resto de layers es totalmente diferente al modelo español.

El Ministerio de Economía alemán ha ideado un método casi exclusivo de incentivación al emprendedor en los países que conforman la UE. Se trata, de la Beca de Fundación (Das Gründerstipendium en alemán). Los jóvenes alemanes pueden disfrutar durante un año de esta beca por valor de 2.000 € mensuales, siempre y cuando su solicitud de fundación cumpla con los requisitos estipulados. Esta cantidad está destinada a financiar los primeros momentos de vida de las jóvenes empresas dirigidas por recién graduados. Además, muchas Universidades e instituciones académicas alemanas (como las Fachhochschulen) cuentan con servicios de acompañamiento, destinados a aconsejar y a tutelar a través de diversas ayudas los primeros pasos de los estudiantes en su aventura fundacional. En muchas ocasiones las instituciones ofrecen apoyo poniendo a disposición de los jóvenes emprendedores espacios y oficinas, ya que esta es una de las mejores maneras para reducir los costes de la inversión inicial.

Pero,si atendemos, en primer lugar, al modelo alemán veremos que en lo administrativo los esfuerzos han ido encaminados a reducir la fricción a la hora de montar un negocio. Allí, por ley, una empresa debe estar disponible en dos días. Eso ayuda a que grupos de emprendedores sin grandes recursos y mucha prisa puedan adoptar sus modelos de negocio con mucha más facilidad. Sin embargo, el cambio en Alemania con respecto a otros entornos cómo puede ser el caso español, es que ese proceso está liderado por un cóctel informal de capital riesgo, proyectos audaces y charlas de bar.

Las conversaciones ahora en algunos “Centros de Desarrollo Tecnológico” de las principales ciudades alemanas gira en torno al número de usuarios únicos y de audiencias digitales ya que en Alemania nada es improvisado.
Al contrario de lo que pasa en España, los patrocinios son mucho más heterogéneos. Son muchas las empresas que están dispuestas a apoyar proyectos y a emprendedores en sus eventos o en sus productos más radicales. Aquí eso sólo pueden llevarlo a cabo las grandes empresas de siempre, coaccionando el desarrollo de nuevas iniciativas a las del gusto del patrocinador, y este siempre acaba siendo el mismo.

El resultado: difusa/confusa variedad emprendedora-falta suficientes apoyos gubernamentales.

Deseando cambiar el/los método/s (Reprender), no el  concepto económico-social (Emprender). Cuestión, como siempre, de voluntad, recursos y tiempo para construir esa nueva conciencia emprendedora. Cronómetro en marcha… @elsociologo

“Emprender&Reprender”

La iniciativa emprendedora es un tema apasionante y necesario para nuestra sociedad, tanto en la sociedad actual como para la sociedad futura. El fomento de la iniciativa emprendedora se considera siempre como un elemento clave para el desarrollo económico y social de un determinado país.
Cómo señala el Libro Blanco de la Conciencia Emprendedora en España, no existe una definición comúnmente aceptada de iniciativa emprendedora. Algunos autores la consideran una actividad muy específica, relacionada con la destrucción creativa de Schumpeter, otros autores han puesto el énfasis en el descubrimiento de nuevas oportunidades (Kirzner, 1979), y algunos han centrado la cultura emprendedora en la creación de nuevas empresas (Gartner, 1985) o en la generación de nuevos proyectos innovadores (Casson, 1982).

En términos generales, la iniciativa emprendedora incluye el estudio de las fuentes de oportunidades, los procesos de descubrimiento, evaluación y explotación de las mismas, y las personas que las descubren, evalúan y explotan.

Dubois (Fundador y CEO www.Mola.com), señala como principales ventajas del emprendedurismo en España dos premisas básicas. La primera hace referencia al bajo coste de acceso a talento tecnológico, pues el precio coste de un programador o un ingeniero es muy inferior al de uno en EE.UU, hasta tres o cinco veces menos. Esta premisa va unida al alto porcentaje de desempleo juvenil español, dónde es posible encontrar bastante talento en paro que bien puede ser un empleado o un socio fundador, un fundador técnico. La segunda premisa, apuntada por Dubois en su Conferencia Digital, es que España es una buena puerta de entrada para el mercado latinoamericano y para el mercado europeo, dónde tenemos a nuestro alcance más de 1.300 millones de clientes potenciales y eso hace del emprendedurismo una iniciativa casi exclusiva en la búsqueda de empleo, en la actual época de crisis y recesión económica que están viviendo la mayoría de sociedades globalizadas.

Las desventajas, por desgracia, también existen en el escaso y todavía pequeño mercado español de la emprendeduría . Aquí es dónde entra en juego el concepto “reprender”. La principal, y más importante reprimenda, sería la falta de ecosistema inversor;  faltan inversores, no existe tanta capacidad inversora gubernativa como en Francia, Alemania, Inglaterra, USA por citar algunos países, ni tampoco existe suficiente número de inversores activos (empresas privadas) en Internet en España, que apuesten por la cultura emprendedora.

Otra desventaja, es, que, no hay liquidez en el mercado español, no se producen casi operaciones de éxito de venta, inversión, etc, y si el inversor no ve cuándo va a obtener su rentabilidad, no hay o no se produce el efecto inversor, ni se  incentiva tanto al futuro emprendedor como sí ocurre en Alemania. Finalmente, hay que reprender en España, la falta de regulación para los denominados “business angels” y sus características de capital, conocimiento, experiencia, gestión, capacidad relacional y confidencialidad. 

Pero, tal vez el aspecto más destacable del emprendedurismo español sea la “incertidumbre”. Convertirse en emprendedor es admitir que te gustan las películas de terror, dónde siempre tendrás algún susto, siempre habrá algún imprevisto, siempre habrá dubitación y casi siempre verás el futuro con una especie de intriga, pasión y miedo…
El socio-fundador español y su perfil estresado. Continuará… @elsociologo

Navegador de artículos