elsociólogo

online, offline @elsociologo

Archivar en la categoría “sociedad”

“La autoridad”

76355-733-550

Lo normal no es notable. Lo que no es notable es indistinguible de otros. Cuando no hay distinciones, no hay nada distintivo, no hay forma.

Parece extraño que el desarrollo de un yo coherente estigmatice a otros, pero precisamente esto es lo que implica socialmente la autonomía. El presidente dice que respeta a sus empleados por su autonomía. Entonces volvamos su afirmación por pasiva; si no son autónomos, si como adultos sensibles lo advierten, si él cree que de hecho no se distinguen mucho, entonces no va a prestarles demasiada atención. La indiferencia que estigmatiza a quienes se perciben como carentes de autonomía se ve expresada también en las declaraciones de profundo desprecio.

Una persona bien educada y segura de sí misma puede cuidarse de si misma, es independiente, se distingue de la multitud; todas esas imágenes se expresan en el modismo idiomático de decir que esa gente – tiene “clase”. Son como faros. En cambio, las imágenes de quienes se hallan en la masa son de personas cuyos caracteres son tan poco notables y están tan subdesarrollados que no despiertan ningún interés. Se hallan en la sombra.

En un sistema de disciplina, el niño está más individualizado que la persona adulta, el paciente más que la persona sana, el loco y el delincuente más que la persona normal y la no delincuente. En cada caso, en nuestra civilización todos los mecanismos de individuación se vuelven hacia el primer elemento de esa serie de pares, y cuando uno desea individualizar al adulto sano, normal y respetuoso de la ley, siempre lo hace preguntando cuánto queda en el del niño, qué locura secreta yace en su interioridad, qué crimen fundamental ha soñado con cometer.

Richard Sennett 

Citando a Neruda sin mensaje de despedida  “El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta.” Notable disciplina. Jueguen!!! @elsociologo

Anuncios

” La muerte ” (fragmento) Arthur Schopenhauer.

MarianoVillalba2_zps36ec8e3d

La muerte es el genio inspirador, el Muságetas de la filosofía… Sin ella difícilmente se hubiera filosofado.

Nacimiento y muerte pertenecen igualmente a la vida y se contrapesan. El uno es la condición de la otra. Forman los dos extremos, los dos polos de todas las manifestaciones de la vida. Esto es lo que la más sabia de las mitologías, la de la India, expresa con un símbolo, dando como atributo a Siva, el dios de la destrucción, al mismo tiempo que su collar de cabezas de muerto, el linga, órgano y símbolo de la generación. El amor es la compensación de la muerte, su correlativo esencial; se neutralizan, se suprimen el uno al otro. Por eso los griegos y los romanos adornaban esos preciosos sarcófagos que aún vemos hoy con bajorrelieves figurando fiestas, danzas, bodas, cazas, combates de animales, bacanales, en una palabra, imágenes de la vida más alegre, más animada, más intensa, hasta grupos voluptuosos y hasta sátiros ayuntados con cabras. Su objetivo era, evidentemente, llamar la atención al espíritu de la manera más sensible, por el contraste entre la muerte del hombre, a quien se llora encerrado en la tumba, y la vida inmortal de la naturaleza.
La muerte es el desate doloroso del nudo formado por la generación con voluptuosidad. Es la destrucción violenta del error fundamental de nuestro ser, el gran desengaño.
La individualidad de la mayoría de los hombres es tan miserable y tan insignificante, que nada pierden con la muerte. Lo que en ellos puede aún tener algún valor, es decir, los rasgos generales de humanidad, eso subsiste en los demás hombres. A la humanidad y no al individuo es a quien se le puede asegurar la duración.
Si le concediesen al hombre una vida eterna, la rigidez inmutable de su carácter y los estrechos límites de su inteligencia le parecerían, a la larga, tan monótonos y le inspirarían un disgusto tan grande, que para verse libre de ellos concluiría por preferir la nada.
Prueba de ello que la mayoría de los hombres, por no decir todos, están constituidos de tal suerte, que no podrán ser felices en ningún modo donde sueñen verse colocados. Si ese mundo estuviera exento de miseria y de pena, se verían presa del tedio, y en la medida en que pudieran escapar de éste volverían a caer en las miserias, los tormentos, los sufrimientos. Así, pues, para conducir al hombre a un estado mejor, no bastaría ponerle en un mundo mejor, sino sería preciso de toda necesidad transformarle totalmente, hacer de modo que no sea lo que es y que llegue a ser lo que no es. Por tanto, necesariamente tiene que dejar de ser lo que es. Esta condición previa la realiza la muerte, y desde este punto de vista concíbese su necesidad moral.
Ser colocado en otro mundo y cambiar totalmente su ser, son en el fondo una sola y misma cosa.
Una vez que la muerte ha puesto término a una conciencia individual, ¿sería deseable que esta misma conciencia se concediese de nuevo para durar una eternidad? ¿Qué contiene la mayor parte de las veces? Nada más que un torrente de ideas pobres, estrechas, terrenales y cuidados sin cuento. Dejadla, pues, descansar en paz para siempre.
Parece que la conclusión de toda actividad vital es un maravilloso alivio para la fuerza que la mantiene. Esto explica tal vez la expresión de dulce serenidad difundida en el rostro de la mayoría de los muertos.
No conocemos mayor juego de dados que el juego del nacimiento y de la muerte. Preocupados, interesados, ansiosos hasta el extremo, asistimos a cada partida, porque a nuestros ojos todo va puesto en ella. Por el contrario, la Naturaleza, que no miente nunca; la Naturaleza, siempre fresca y abierta, se expresa acerca de este asunto de una manera muy diferente. Dice que nada le importa la vida o la muerte del individuo, y esto lo expresa entregando la vida del animal y también la del hombre a menores azares, sin hacer ningún esfuerzo para salvarlos. Fijaos en el insecto que va por vuestro camino; el menor extravío involuntario de vuestro pie decide su vida o su muerte. Ved el animal de los bosques, desprovisto de todo medio de huir, defenderse, engañar, ocultarse, presa expuesto al primero que llegue; ved el pez cómo juega, libre de inquietudes, dentro de la red aun abierta; la rana, a quien su lentitud impide huir y salvarse; el ave que revolotea a la vista del halcón que se cierne sobre ella y a quien no ve; la oveja espiada por el lobo oculto en el bosque: todas esas víctimas, débiles, inertes, imprudentes, vagan en medio de ignorados riesgos que a cada instante las amenazan. La Naturaleza, al abandonar así, sin resistencia, sus organismos, no sólo a la avidez del más fuerte, sino al azar más ciego, al humor del primer imbécil que pasa, a la perversidad del niño, la Naturaleza expresa así, con su estilo lacónico, de oráculo, que le es indiferente el anonadamiento de esos seres, que no puede perjudicarla, que nada significa, y que en casos tales tan indiferente es la causa como el efecto…
Así pues, cuando esta madre soberana y universal expone a sus hijos sin escrúpulo alguno a mil riesgos inminentes, sabe que al sucumbir caen otra vez en su seno, donde los tiene ocultos. Su muerte no es más que un retozo, un jugueteo. Lo mismo le sucede al hombre que a los animales. El oráculo de la Naturaleza se extiende a nosotros. Nuestra vida o nuestra muerte no la conmueve y no debiera emocionarnos, porque nosotros también formamos parte de la Naturaleza.”

EL AMOR, LAS MUJERES Y LA MUERTE” Arthur Schopenhauer. @elsociologo

“El hombre unidimensional” (fragmento)

CQa0354DRP_1411944852612

“El aparato productivo, y los bienes y servicios que produce, «venden» o imponen el sistema social como un todo. Los medios de transporte y comunicación de masas, los bienes de vivienda, alimentación y vestuario, el irresistible rendimiento de la industria de las diversiones y de la información, llevan consigo hábitos y actitudes prescritas, ciertas reacciones emocionales e intelectuales que vinculan de forma más o menos agradable los consumidores a los productores y, a través de éstos, a la totalidad. Los productos adoctrinan y manipulan; promueven una falsa conciencia inmune a su falsedad. Y a medida que estos productos útiles son asequibles a más individuos en más clases sociales, el adoctrinamiento que llevan a cabo deja de ser publicidad; se convierten en modo de vida. Es un buen modo de vida —mucho mejor que antes—, y en cuanto tal se opone al cambio cualitativo. Así surge el modelo de pensamiento y conducta unidimensional en el que ideas, aspiraciones y objetivos, que trascienden por su contenido el universo establecido del discurso y la acción, son rechazados o reducidos a los términos de este universo. La racionalidad del sistema dado y de su extensión cuantitativa da una nueva definición a estas ideas, aspiraciones y objetivos.”

 La característica común es un empirismo total en el tratamiento de los conceptos; su significado está restringido a la representación de operaciones y conductas particulares. Los que hacen la política y sus proveedores de información de masas promueven sistemáticamente el pensamiento unidimensional. Su universo del discurso está poblado de hipótesis que se autovalidan y que, repetidas incesante y monopolísticamente, se tornan en definiciones hipnóticas o dictados.  #HerbertMarcuse

Menos mal, querido Herbert, que “Sólo gracias a aquellos sin esperanza nos es dada la esperanza.” Esperemos que ésta no derive del absurdo y engañoso juego político… @elsociologo

Fenomenología; “Intencionalidad y Significado”

Husserl

Edmund Husserl (1859-1938) El fundador de la fenomenología, Edmund Husserl, introdujo este término en su libro Ideas relativas a una fenomenología pura y una filosofía fenomenológica’ (1913). En este orden de cosas, una de las tareas principales de esta ciencia fundante es desvelar aquellos supuestos metafísicos y epistemológicos asumidos acríticamente por las ciencias positivas y por la actitud en la que éstas se desenvuelven, la llamada “actitud natural”. El supuesto más fundamental de las ciencias positivas es la creencia implícita en la existencia de una realidad independiente de la mente, de la experiencia. Este supuesto no sólo está presente en las ciencias positivas, sino también en nuestra vida pre-teórica. Los primeros seguidores de Husserl, como el filósofo alemán Max Scheler, influenciado por su libro anterior, Investigaciones lógicas (1900-1901), proclamaron que el cometido de la fenomenología es estudiar las esencias de las cosas y la de las emociones. Aunque Husserl nunca renunció a su interés por las esencias, con el tiempo mantendría que sólo las esencias de ciertas estructuras conscientes particulares constituyen el objeto propio de la fenomenología. Husserl, a partir de 1910, definió la fenomenología como el estudio de las estructuras de la conciencia que capacitan al conocimiento para referirse a los objetos fuera de sí misma. Este estudio requiere reflexión sobre los contenidos de la mente para excluir todo lo demás. Husserl llamó a este tipo de reflexión ‘reducción fenomenológica’. Ya que la mente puede dirigirse hacia lo no existente tanto como hacia los objetos reales, Husserl advirtió que la reflexión fenomenológica no presupone que algo existe con carácter material; más bien equivale a “poner en paréntesis la existencia”, es decir, dejar de lado la cuestión de la existencia real del objeto contemplado. Lo que Husserl comprobó cuando analizaba los contenidos de la mente fue una serie de actos como el recordar, desear y percibir, e incluso el contenido abstracto de esos actos, a los que Husserl llamó ‘significados’. Esos significados, proclamó, permitían a un acto ser dirigido hacia un objeto bajo una apariencia concreta, y afirmó que la direccionalidad, que él llamaba “intencionalidad”,era la esencia del conocimiento. La fenomenología trascendental, según Husserl, era el estudio de los componentes básicos de los significados que hacen posible la intencionalidad. Posteriormente, en Meditaciones cartesianas (1931), introdujo la fenomenología genética, a la que definió como el estudio de la formación de esos significados en el curso de la experiencia. La investigación de la intencionalidad de la conciencia quedaría incompleta, según Husserl, si no se investigara la conciencia del tiempo.

Como señala uno de sus discípulos, Walter Biemel, el hilo conductor de este estudio es la idea de que para iluminar la esencia de una cosa es necesario remontarse al origen de su significación en la conciencia y a la descripción de este origen.

Jean-Paul Sartre (1905-1980), uno de los principales representantes del existencialismo, trató de adaptar la fenomenología de Heidegger a la filosofía de la conciencia, recobrando de ese modo, las enseñanzas de Husserl. Todos los fenomenólogos siguieron a Husserl en el intento de utilizar descripciones puras. Así, suscribieron la frase de Husserl que conducía a aprender “las cosas mismas”. Husserl lo expresa de la siguiente forma: “El ideal de una fenomenología pura será perfeccionada sólo por responder a esta pregunta, la fenomenología pura debe separarse claramente de la psicología en general y, en concreto, de la psicología descriptiva de los fenómenos de la conciencia.” En los años 50 comienza la publicación de sus obras completas en la serie Husserliana con la publicación de varios textos y obras inéditas.

Cuatro conceptos fenomenológicos para un puro significado de vivencias intencionales de nuestra conciencia… ¡K cosas! @elsociologo

“El Dardo”

_17-1008095353

Tal vez porque la vida es un simple juego que nadie sabe como ganar, la justamente necesitada y práctica  Wikipedia se refiere al juego de dardos como un juego que se practica individualmente o por equipos, y que consiste en lanzar tres dardos alternativamente cada jugador a hasta completar una puntuación determinada o alcanzar unos determinados una serie de veces también determinada, según la variante del juego a la que se esté jugando.

La primera vez que se mencionan los dardos en los libros de historia fue en 1314. Entre batalla y batalla los soldados aburridos, lejos de sus mujeres, novias y amantes, se ocupaban en otros menesteres, uno de los cuales era competir entre ellos lanzando astillas u otros materiales punzantes a las tapas de los barriles de vino. Posteriormente utilizaron la sección de un tronco de árbol colgado entre unas ramas. Los mismos círculos concéntricos de la madera servían para definir las diferentes puntuaciones. Durante mucho tiempo le consideraron como un deporte practicado por los militares. Era muy apreciado ya que mantenía la puntería de los soldados, entrenando el lanzamiento de armas ligeras contra el enemigo.

La historia de los dardos en España empezó en los años 60, cuando comenzó el boom turístico en las zonas costeras españolas. En muchos locales con asiduos clientes ingleses, o que incluso los dueños eran ingleses, se empezaron a colocar dianas para entretenimiento de los clientes. En poco tiempo ya se iniciaban algunas pequeñas ligas locales, con la finalidad de que los clientes fueran conociendo a otros jugadores, y empezara a subir el nivel de juego.

No obstante, la mayor difusión de este juego vino con la invención de las dianas electrónicas en Estados Unidos, en los años 80 (hasta los 90 no llegaron a España), que simplificó mucho el juego, ya que la diana electrónica lleva automáticamente la puntuación, sin necesidad de tener que usar papel y bolígrafo como en las dianas tradicionales o “de pelo”. Aquí aparece como gran novedad el juego virtual y de largas distancias dónde, a modo de ejemplo, un jugador en LEliana Valencia (España) compite con otro de Sidney (Australia) desmontando casi al completo el sistema interactivo luhmanniano que viene a significar lo siguiente; solían jugar a los dardos mientras tomaban unas cervezas para dar paso a un sistema de sociedad mundial interdependiente que comprende todas la formas de comunicación posibles pero que impide la comunicación física y presencial de personas que interactúan sin conocerse para significar que solo la comunicación comunica y no las personas.

Aunque, que duda cabe, existen otro tipo de armas arrojadizas, azagayas y venablos, es decir se contemplan otro tipo de dardos mucho más actuales e interesantes dónde la “teoría de sistemas” de Luhmann o el sistema social parsoniano se descontextualizan en un mundo virtual de un simple juego dardos. Y ahí, nos chocamos de bruces con  el dardo de nuevas formaciones políticas que pueden quebrar un sistema electoral bipartidista (caso español), con el dardo de la mediocridad política con escasas altura de miras, con el dardo de un big bang estropeado, con el dardo de la pobreza y la exclusión social, con  el dardo de la inmensidad y desconocimiento universal o qué decir del dardo de la corrupción o de el dardo fluctuante de nuestros amables mercados financieros. No quiero olvidarme de el dardo de la codicia y la falsa oratoria, de el dardo del desempleo o  de el dardo religioso y guerrero en subguerras planetarias crueles y absurdas. Cada cual que elija su “dardo favorito” y lo lance sobre el centro de la diana de nuestro enigmático e incierto destino societario.

Llegados a este punto, vuelvo casi sin quererlo al mundo fantástico e ilusorio Tolkieniano dónde ”El dardo” aguijón (Sting) es el nombre de un arma ficticia  del universo imaginario que aparece en El Hobbit y El Señor de los Anillos. Se trata de una daga élfica recogida por el hobbit Bilbo Bolsón de una cueva de Trolls al principio de su viaje con los Trece Enanos y Gandalf el Gris camino de la Montaña Solitaria. Del destino de Dardo nada se dice en la Cuenta de los Años sin saber si permanece en el Museo de Cavada Grande, o si es llevada al otro lado del mar por Sam en la Cuarta Edad del Sol. Nadie sabe, entonces, dónde descansa, a modo de Santo Grial, el afamado y enigmático“dardo”

Aunque si regreso al mundo real y, a la vez virtual, observo que Usted/es eligen el dardo y la realidad virtual juega sin mediar conflicto presencial ni palabra escrita. Solo el táctil tembloroso de nuestras inquietas manos buscando pulsar teclas interactivas para que de comienzo un nuevo, desconocido y multitudinario juego en grupo y, por descontado, en solitario…

De punta de acero, de plástico o electrónicos, 301, 501, 701, cricket, high score, contabilización, round the clock o Killer? De momento, ¡Otra cerveza Camarero! Y cóbrele al australiano, que este 501 lo he ganado yo.

¿Hace una nueva partida?  #On @elsociologo

 

“Carta a Karl Marx” (fragmento)

proudhon

Busquemos juntos, si usted quiere, las leyes de la sociedad, el modo por el que esas leyes se realizan, el progreso por el que llegamos a descubrirlas. Pero, ¡por Dios!, después de haber demolido todos los dogmatismos a priori no soñemos, por nuestra parte, con adoctrinar al pueblo; no caigamos en la contradicción de su compatriota Martín Lutero, quien, después de haber derribado la teología católica, se puso enseguida, con grandes refuerzos de excomuniones y anatemas, a fundar una teología protestante. Desde hace tres siglos Alemania no se ocupa de otra cosa que de destruir la revocadura hecha por Lutero; no vayamos a preparar nuevas tareas para el género humano con otras capas de yeso. Aplaudo de todo corazón su idea de esclarecer todas las opiniones, hagamos una polémica buena y leal, demos al mundo el ejemplo de una tolerancia sabia y previsora pero, precisamente porque nosotros estamos a la cabeza del movimiento, no nos hagamos jefes de una nueva intolerancia, no nos la demos de apóstoles de una nueva religión, aunque ésta sea la religión de la lógica, la religión de la razón. Acojamos y alentemos todas las protestas; demostremos todas las exclusiones, todos los misticismos; nunca consideremos una cuestión como agotada y, cuando hayamos gastado hasta el último argumento, volvamos a comenzar, si es necesario, con la elocuencia y la ironía.PierreJoseph Proudhon

Da la impresión de que la historia tenía que emborrachar primero a todo su pueblo para luego despertarlo de su estupidez hereditaria como diría Marx en sus artículos periodísticos @elsociologo

 

¿Está cambiando el rol del hombre en los anuncios de televisión?

La televisión es un medio de comunicación de masas de tipo unidireccional, donde el espectador sólo recibe información pero no puede ser partícipe de ella aunque, últimamente, cada vez son más los programas que buscan la participación activa a través de mensajes desde móviles, hashtags en Twitter o llamadas en directo al programa. A pesar de esa barrera son muchos los sociólogos que consideran a este medio como el más influyente en el comportamiento social.

Llevo unos días analizando programas y, especialmente, anuncios publicitarios que se suceden en la programación. El objetivo era tratar de detectar cómo están cambiando algunos roles. El pasatiempo favorito de muchos ciudadanos pasa por ver la televisión y desde que el aparato en cuestión se convirtió en instrumento habitual de las hogares está claro que ha traído consigo importantes cambios en la sociedad.

Llego a la conclusión -salvo en contadísimas excepciones- que atrás han quedado aquellos anuncios tachados de machistas por algunos en los que la mujer era el foco de la publicidad de productos vinculados a las tareas del hogar mientras el hombre aparecía en los anuncios de coches.

El hombre, poco a poco, ha ido cogiendo peso en las tareas domésticas y cada vez son más las empresas de productos de alimentación y supermercados que, con talento y creatividad, elaboran campañas de publicidad en las que sitúan a ellos como protagonistas de sus anuncios. Estos son sólo algunos ejemplos.

1.- Supermercados DIA: #elDiadeÁngel

La cadena de Supermercados DIA ha apostado por dar un giro a su estrategia publicitaria y poner en valor a sus clientes. Para ello ha escogido a Ángel, quien espera las visitas esporádicas de sus dos hijas. Ellas saben lo bien que cocina su padre y por eso nunca se olvidan de pedirle unos espaguetis boloñesa que harían relamerse a cualquier crítico de cocina. Por cierto, es él quien acude a hacer la compra.

2.- Findus: #senotaladiferencia

Findus ha contado con el chef Diego Sáenz Solano para su reciente campaña televisiva. Bajo el claim: “Un microondas, tres minutos y tus verduras listas al vapor”, la compañía presentó así su nueva gama de verduras para cocinar al vapor en el microondas. En el anuncio ella espera en la mesa a que el varón termine de preparar la comida.

3.- Danone: #temerecesunyogurazo

El protagonista principal de la campaña es el actor Hugo Silva aunque se entremezcla una secuencia de una pareja mayor después de comer en la que ella le dice: “Cariño, cada vez cocinas mejor” y el responde lanzándole un beso al aire. El lema de la marca es: “Por cuidarla como el primer día te mereces el mejor yogur griego del mundo”.

4.- President: #cenasdepicoteo

Ambientado en París, el hombre llega a casa y avisa a sus hijos de que su madre se retrasará así que será él quien prepare la cena. La hija protesta: “¡Jo, papá siempre hace lo mismo!”. La solución la tiene Françoise, el vecino, que en un abrir y cerrar de ojos les brinda “una cena de picoteo”, como él mismo describe. Cuando llega la mujer su reacción, sorprendida es: “Vaya esta cena no me la esperaba”.

La televisión tiene una influencia muy grande, ya que podemos ver que buena parte de nuestras ideas y creencias provienen de lo que hemos visto en ella. A veces -como es el caso que nos ocupa- el papel que ejerce la televisión es positivo, ampliando nuestro concepto del hombre y su rol en la familia, aunque es cierto que la mayoría de las veces la influencia es negativa (falta de comunicación, violencia, consumismo…).

Alguien dijo… No hay riesgo en dejar que todo el mundo haga lo que quiera cuando se está seguro de conseguir que se quiera aquello que uno pretende que se haga.

“Sobre la televisión”, Barcelona, Anagrama, 1997, 140 pp de Pierre Bourdieu no les dejará indiferentes.  @elsociologo

“Sesgo” #concepto

sesgo-100120101658-phpapp01-thumbnail-4

En la investigación en general, se persigue la validez, precisión y confiabilidad de la medición. Sin embargo, la mayoría de las observaciones de un fenómeno variarán según las circunstancias en las que se miden en cuanto que los errores pueden surgir de las siguientes fuentes: sujeto u objeto que será medido, instrumento de medición y observador o persona(s) que efectúan la medición. En cualquier caso, la validez del conocimiento derivado de cualquier estudio social dependerá, en gran medida, de la ausencia de error y de la capacidad de estimar o predecir el parámetro verdadero en la población objeto de estudio.

En estadística, “sesgo” se refiere a la diferencia entre el valor promedio de un estimador, calculado con múltiples muestras al azar, y el verdadero valor del parámetro que busca estimar. El error sistemático también recibe el nombre de sesgo y llega a presentarse aún en la investigación más rigurosa, siendo su efecto  difícil de evaluar y, por tanto de corregir.

Dependiendo de la etapa del estudio en que se originan, los sesgos que interfieren con la validez interna de un estudio se clasifican en tres grandes grupos: a) los sesgos de selección, que se refieren a los errores que se introducen durante la selección o el seguimiento de la población en estudio; b) los sesgos de información, que son errores en los que se incurre durante los procesos de medición en la población en estudio, y c) los sesgos de confusión, que se originan por la imposibilidad de asignar la exposición de manera aleatoria en los estudios observacionales y que básicamente se originan por una no comparabilidad de los grupos en estudio.

Los sesgos de selección son errores sistemáticos que se introducen durante la selección o el seguimiento de la población en estudio y que propician una conclusión equivocada sobre la hipótesis en evaluación. Los errores de selección pueden ser originados por el mismo investigador o ser el resultado de relaciones complejas en la población en estudio que pueden no ser evidentes para el investigador y pasar desapercibidas.

El sesgo de información se refiere a los errores que se introducen durante la medición de la exposición, de los eventos u otras covariables en la población en estudio, que se presentan de manera diferencial entre los grupos que se comparan, y que ocasionan una conclusión errónea respecto de la hipótesis que se investiga.

El sesgo de confusión puede resultar en una sobre o subestimación de la asociación real. Existe sesgo de confusión cuando observamos una asociación no causal entre la exposición y el evento en estudio o cuando no observamos una asociación real entre la exposición y el evento en estudio por la acción de una tercera variable que no es controlada. Esta(s) variable(s) se denomina(n) factor(es) de confusión o confusor(es). Los resultados de un estudio estarán confundidos cuando los resultados obtenidos en la población en estudio apoyan una conclusión falsa o espuria sobre la hipótesis en evaluación, debido a la influencia de otras variables, que no fueron controladas adecuadamente ya sea durante la fase de diseño o de análisis.

Sackett elaboró un catálogo en el que incluye alrededor de 50 sesgos que pueden concurrir durante la conducción de una investigación. Rothman define el error aleatorio como “aquella parte de nuestra experiencia que no podemos predecir”. Para Mausner y Bahn, el error sistemático, o sesgo, es la diferencia entre un valor observado y el verdadero valor debido a todas las causas menos la variabilidad del muestreo.

El error sistemático puede surgir de innumerables fuentes, incluyendo factores involucrados en la selección o reclutamiento de la población de estudio y los factores involucrados en la definición y medición de las variables de estudio. Lo inverso del sesgo es la validez, también un atributo deseable.

Los sesgos más frecuentes se producen, por tanto, en la evaluación del resultado, en la calidad de la información, en el seguimiento, en la falta de respuesta, en el sesgo del entrevistado o en el sesgo del observador.

Fuentes del Centro Investigaciones Sociológicas (CIS) manifestaban hace poco en el Diario ABC @abc_es  que “Las encuestas no quieren acertar, sino marcar tendencias. Son un producto libre, que se crea en un escenario muy volátil”. Su afirmación es tan difusa e inconcreta que se podría contrarrestar fácilmente con la cita del poeta Nicanor Parra  para poder hacernos una idea de la volatilidad e incertidumbre general del sistema electoral español y de sus respectivos votantes: “Hay dos panes. Usted se come dos. Yo ninguno. Consumo promedio: un pan por persona.”

El artículo 135, la corrupción generalizada, los liderazgos invisibles y el tú más, el desempleo y la exclusión social, los recortes infinitos en el sistema de Bienestar Social made in Spain. Fútbol, amaños y Champions League. Marca España, Troika, Draghi, España va bien, etc, etc. Todo este conjunto y bloques situacionales están inscritos en el subconsciente societario español y, que duda cabe,  conducen al sesgo desorientativo, dónde nadie realmente conoce pero si pronostica (interés/producción/dinero) el verdadero impacto de los futuros resultados electorales 2015 en el sistema democrático español.

Año de nieves, año de bienes o si se prefiere año electoral año sesgado. Y es que saben sus señorías que el que esté libre de pecado que tire del primer sesgo…

Ya lo apuntaba Jean Giraudoux “Sólo se reconoce el error cuando todo el mundo lo comparte.”

“Alicia en El País De las Maravillas y Mariano en El País del Sesgo“. #concepto @elsociologo

 

El vídeo del verano conecta Málaga con Viena

Si tradicionalmente la sociedad siempre ha establecido en paralelo a sus ansias vacacionales propias de la temporada estival un vínculo musical bajo la etiqueta de la canción del verano, desde que nació Youtube en los primeros años del 2000 hasta la segunda década del siglo XXI podemos afirmar que el tema pegadizo de este tiempo ha sido progresivamente sustituido por el del vídeo del verano.

Precisamente, unos días después de que se conociera que España se encuentra entre los países de la Unión Europea que el pasado año registró un mayor saldo migratorio negativo por la fuerte salida de ciudadanos españoles debido a la crisis, y coincidiendo con la época estival, La Casera ha lanzado un vídeo que está emocionando a los internautas.

De poco más de dos minutos y medio de duración, la pieza cuenta la historia de Alejandro, un joven malagueño que, como otros muchos, han salido fuera de nuestras fronteras por diferentes motivos. En su caso, decidió marcharse a Viena por amor.

 

El vídeo nos narra la historia de cómo sus amigos y familiares deciden darle una sorpresa y hacerle sentir por unos días como en su tierra, Málaga. Para ello, se llevan el Chiringuito ‘Los Cuñao’ (donde siempre iba con sus amigos) con su barcaza de espetos y el chamizo incluido, y a su perro Lucky, entre otras muchas sorpresas.

Describen a Alejandro como un chico muy sencillo, muy humano y muy cariñoso que viajó a Austria siguiendo a su chica. Una historia con la que muchos españoles se sienten identificados; los que viajan a la aventura y consiguen un empleo.

Bajo el hashtag #somosdistintos se ha convertido en uno de los más visitados en Youtube.

La historia concluye con un brindis y recordando los 2.787 kilómetros que separan Málaga de Viena, a las 37 personas y al perro que participan en el anuncio, los 3 kilos de sardinas empleados en el rodaje y el tinto de verano. Se trata de una historia real que está dando la vuelta al mundo. Es tiempo de verano del vídeo del verano. Pasen, disfruten y vean… @elsociologo

5 libros con el silencio como protagonista

“El sentimiento más profundo se revela siempre en el silencio.” (Marianne Craig Moore)

Hay quienes defienden que en todas las novelas el silencio es un personaje más, que entre palabra y palabra existe un vacío que se transforma en pensamientos, los que tienen cada uno de sus lectores. El silencio es fuente de inspiración e ideas, la musa de muchos escritores y el entorno perfecto para disfrutar de sus creaciones.

Coincidiendo con la campaña impulsada por Fundación Telefónica bajo el denominador común del proyecto ‘Mute‘ y la etiqueta #hazmute, recopilo cinco títulos en los que el silencio es protagonista.

El silencio del agua (José Saramago)

“No creo que exista en el mundo un silencio más profundo que el silencio del agua”. A orillas del río Tajo, durante una solitaria tarde de pesca, un niño está a punto de atrapar al gran pez. En el mismo momento en que pierde a su presa, comienza para él una conmovedora aventura que concluirá con el despertar de la lucidez. A partir de un recuerdo de la infancia, el Premio Nobel José Saramago elabora en El silencio del agua una fábula de extraordinaria belleza.

Diario del silencio (Manuela Lorente Lax)

La autora comenzó a escribir este libro hace tantos años que ni siquiera lo recuerda. “Han sido trozos de vida dormidos en el silencio”, explica. La adolescencia, el amor, el desamor, la tristeza, la nostalgia, la madurez, la soledad, el dolor, sueños, esperanzas… el vivir diario que comienza y termina siempre en el corazón.

El Palacio del Silencio (Javier Pelegrín y Ana Alonso)

ImagenEsta novela es la séptima entrega de ‘La llave del tiempo’, una serie que combina la fantasía y la ciencia ficción para crear un universo lleno de riqueza y atractivo. Fue galardonada entre ‘Los mejores libros para niños y jóvenes 2008’ por el Banco del Libro.

Camino hacia el silencio (Esteve Humet)

Partiendo de su experiencia en la práctica terapéutica y de su trabajo con grupos de meditación, Esteve Humet recoge en este libro ese camino hacia el descubrimiento del silencio interior. El objetivo del autor es ayudar al lector a encontrar la meditación y lo hace proponiendo una serie de ejercicios prácticos.

Tiempo de silencio (Luis Martín-Santos)

La única novela de Luis Martín-Santos, que falleció en accidente de tráfico a los cuarenta años de edad, fue incluida en la lista de las ‘100 mejores novelas en español del siglo XX’ por el periódico El Mundo. Publicada en 1962, muchos estudiosos coinciden en señalar que esta obra rompió con el realismo plano de la época al utilizar el monólogo interior y la segunda persona o al escribir con un estilo indirecto muy libre.

 @elsociologo

Navegador de artículos