elsociólogo

online, offline @elsociologo

Archivar en la categoría “Gobierno”

“Sesgo” #concepto

sesgo-100120101658-phpapp01-thumbnail-4

En la investigación en general, se persigue la validez, precisión y confiabilidad de la medición. Sin embargo, la mayoría de las observaciones de un fenómeno variarán según las circunstancias en las que se miden en cuanto que los errores pueden surgir de las siguientes fuentes: sujeto u objeto que será medido, instrumento de medición y observador o persona(s) que efectúan la medición. En cualquier caso, la validez del conocimiento derivado de cualquier estudio social dependerá, en gran medida, de la ausencia de error y de la capacidad de estimar o predecir el parámetro verdadero en la población objeto de estudio.

En estadística, “sesgo” se refiere a la diferencia entre el valor promedio de un estimador, calculado con múltiples muestras al azar, y el verdadero valor del parámetro que busca estimar. El error sistemático también recibe el nombre de sesgo y llega a presentarse aún en la investigación más rigurosa, siendo su efecto  difícil de evaluar y, por tanto de corregir.

Dependiendo de la etapa del estudio en que se originan, los sesgos que interfieren con la validez interna de un estudio se clasifican en tres grandes grupos: a) los sesgos de selección, que se refieren a los errores que se introducen durante la selección o el seguimiento de la población en estudio; b) los sesgos de información, que son errores en los que se incurre durante los procesos de medición en la población en estudio, y c) los sesgos de confusión, que se originan por la imposibilidad de asignar la exposición de manera aleatoria en los estudios observacionales y que básicamente se originan por una no comparabilidad de los grupos en estudio.

Los sesgos de selección son errores sistemáticos que se introducen durante la selección o el seguimiento de la población en estudio y que propician una conclusión equivocada sobre la hipótesis en evaluación. Los errores de selección pueden ser originados por el mismo investigador o ser el resultado de relaciones complejas en la población en estudio que pueden no ser evidentes para el investigador y pasar desapercibidas.

El sesgo de información se refiere a los errores que se introducen durante la medición de la exposición, de los eventos u otras covariables en la población en estudio, que se presentan de manera diferencial entre los grupos que se comparan, y que ocasionan una conclusión errónea respecto de la hipótesis que se investiga.

El sesgo de confusión puede resultar en una sobre o subestimación de la asociación real. Existe sesgo de confusión cuando observamos una asociación no causal entre la exposición y el evento en estudio o cuando no observamos una asociación real entre la exposición y el evento en estudio por la acción de una tercera variable que no es controlada. Esta(s) variable(s) se denomina(n) factor(es) de confusión o confusor(es). Los resultados de un estudio estarán confundidos cuando los resultados obtenidos en la población en estudio apoyan una conclusión falsa o espuria sobre la hipótesis en evaluación, debido a la influencia de otras variables, que no fueron controladas adecuadamente ya sea durante la fase de diseño o de análisis.

Sackett elaboró un catálogo en el que incluye alrededor de 50 sesgos que pueden concurrir durante la conducción de una investigación. Rothman define el error aleatorio como “aquella parte de nuestra experiencia que no podemos predecir”. Para Mausner y Bahn, el error sistemático, o sesgo, es la diferencia entre un valor observado y el verdadero valor debido a todas las causas menos la variabilidad del muestreo.

El error sistemático puede surgir de innumerables fuentes, incluyendo factores involucrados en la selección o reclutamiento de la población de estudio y los factores involucrados en la definición y medición de las variables de estudio. Lo inverso del sesgo es la validez, también un atributo deseable.

Los sesgos más frecuentes se producen, por tanto, en la evaluación del resultado, en la calidad de la información, en el seguimiento, en la falta de respuesta, en el sesgo del entrevistado o en el sesgo del observador.

Fuentes del Centro Investigaciones Sociológicas (CIS) manifestaban hace poco en el Diario ABC @abc_es  que “Las encuestas no quieren acertar, sino marcar tendencias. Son un producto libre, que se crea en un escenario muy volátil”. Su afirmación es tan difusa e inconcreta que se podría contrarrestar fácilmente con la cita del poeta Nicanor Parra  para poder hacernos una idea de la volatilidad e incertidumbre general del sistema electoral español y de sus respectivos votantes: “Hay dos panes. Usted se come dos. Yo ninguno. Consumo promedio: un pan por persona.”

El artículo 135, la corrupción generalizada, los liderazgos invisibles y el tú más, el desempleo y la exclusión social, los recortes infinitos en el sistema de Bienestar Social made in Spain. Fútbol, amaños y Champions League. Marca España, Troika, Draghi, España va bien, etc, etc. Todo este conjunto y bloques situacionales están inscritos en el subconsciente societario español y, que duda cabe,  conducen al sesgo desorientativo, dónde nadie realmente conoce pero si pronostica (interés/producción/dinero) el verdadero impacto de los futuros resultados electorales 2015 en el sistema democrático español.

Año de nieves, año de bienes o si se prefiere año electoral año sesgado. Y es que saben sus señorías que el que esté libre de pecado que tire del primer sesgo…

Ya lo apuntaba Jean Giraudoux “Sólo se reconoce el error cuando todo el mundo lo comparte.”

“Alicia en El País De las Maravillas y Mariano en El País del Sesgo“. #concepto @elsociologo

 

Anuncios

“Facturas&Fracturas”

 

 La globalización de la economía, la transnacionalización de la producción como consecuencia del desarrollo de las tecnologías de la información-comunicación y del conocimiento junto con su externalización, han supuesto cambios significativos en la composición del mercado laboral mundial , en el nuevo orden político-económico-financiero internacional  y en el conjunto de grupos y subgrupos poblacionales formados en la nueva glocalización mundial.

Podemos considerar que el riesgo de las sociedades del siglo XXI es tanto un problema económico como de integración social. Este se caracteriza por la falta de participación de numerosos grupos sociales aislados en las relaciones de intercambio social y económico en términos de igualdad; mostrándose un alto grado de déficit en el status de ciudadanía global.

La política social desarrollada bajo los principios neoliberales en la nueva Europa de la crisis económico-social, la incertidumbre republicana-demócrata en USA ante la inminente e incierta cita electoral , los manifiestos conflictos bélicos en Oriente Medio y la momentánea relajación política en América Latina, Rusia y China siempre con la mecha encendida, pone de manifiesto esta dualización social junto con  la percepción de la desigualdad social acentuada y la posibilidad de una exclusión societaria multitudinaria debida a las inercias del mercado.

Esta desestabilización de las clases medias sobretodo en los países comunitarios del eje-sur, ha demostrado que cada vez es más difícil ascender en la escala social y más fácil descenderla en cadena para gran parte de colectivos sociales agrupados y atrapados en la llamada “clase media” de un determinado país o región.

La composición de esta nueva estructura social configurada, se deriva entonces de la lógica del mercado político-financiero actual que manifiestamente deja fuera del núcleo de oportunidades a más y más estratos societarios con la consiguiente pérdida de poder, prestigio e  influencia en el nuevo mundo geográfico-económico abarcado por la manifiesta recesión económica. Evidentemente, las circunstancias son diferentes en cada país o lugar, pero el problema de las infraclases y el de su marginación del llamado “Sistema de Bienestar” está presente en la propia lógica de las relaciones económicas ordinarias que los diferentes Gobiernos (sobretodo europeos)  aplican en sus políticas de control de gasto público. Se trata de una dualidad confusa de carácter social, que tiene una raíz estructural enmarcada en la evolución del sistema de producción industrial y que, cada día que transcurre, afecta a más y más segmentos  de población ciudadana.

 Los efectos, en términos de exclusión social, del nuevo modelo de bienestar pueden encontrarse en la percepción de la misma para la opinión pública. Pero aún así, la sociedad parece haberse “adelgazado”, “apagado”, “marchitado” a niveles críticos que le impiden retroalimentar y apoyar las líneas marcadas por muchos Estados que han renunciado a algunas de sus tareas esenciales de crecimiento enmarcada ésta, en sus respectivos programas electorales, por la casi exclusiva dependencia de los grandes sistemas europeístas dominados por Alemania. Curioso viniendo de un país reconstruido hace solo 61 años a través, entre otros, del benéfico Plan Marshall.

 La explicación por las tardanzas e indecisiones de los Gobiernos democráticos de turno , en la puesta en marcha de acciones de progreso y crecimiento económico pueden ser diversas, diferentes y hasta con un toque de inmoralidad, pero las fracturas sociales de las sociedades se pueden cuantificar y medir. El ejemplo del Gobierno español en esta parálisis del bienestar social, ha sido expuesto por la mayoría de  medios de comunicación nacionales e internacionales, por organizaciones, universidades, economistas, analistas y eruditos económicos, además de por numerosas asociaciones y centrales sindicales, que han intentado trasladar al ciudadano la diversidad de  medidas retroactivas aprobadas por nuestro Gobierno. Ello ha producido un alto grado de debilitamiento de la protección social a las personas desempleadas ( 2,8 millones de españoles permanecen sin ningún tipo de protección pública),  un deterioro de la calidad de los servicios públicos fundamentales (sanidad, educación), ha causado una rebaja de los salarios de los empleados públicos y el aumento de su jornada laboral con la consiguiente expulsión de personal interino y contratado y, sobre todo, ha afectado seriamente al conjunto poblacional en su totalidad, la aplicación de estas medidas fiscales demasiado duras y regresivas.

Como colofón de estas fracturas sociales, la aprobación de una reforma laboral injusta, antisocial, sin resultados y unos PGE 2013 recesivos en su totalidad respecto al ansiado crecimiento en sus cuentas,  ha hecho que las organizaciones sindicales hallan puesto un nuevo freno al Gobierno con la convocatoria de la Huelga General del 14N 2012, la segunda a un  Gobierno Popular en  10 meses de mandato.

Cada tiempo que pasa hace más necesario, si cabe, profundizar hasta el núcleo central de este nuevo concepto;  “fractura social” y sus inmediatas consecuencias. La solución al dilema, seguramente recaerá sobre la ciudadanía española (caso que nos afecta) en la próxima cita electoral nacional dónde, de momento,  ningún adivino conoce  si se producirán nuevas fracturas sociales o una definitiva factura electoral de los ciudadanos en referencia a la labor política llevada a cabo por nuestra representación parlamentaria!!!

!!!Tensiones, fracturas, continuidades, discontinuidades… en el umbral de la pobreza y en la cima de las grandes fortunas.!!! @elsociologo

 

“Signos, símbolos y señales”

“Signos, símbolos y señales”

 

Signo

Es una unidad capaz de trasmitir contenidos representativos, es decir, es un objeto material, llamado significante, que se percibe gracias a los sentidos y que en el proceso comunicativo es portador de una información llamada significado.

Símbolo

Cuando un signo no sólo informa de un significado, sino que además evoca valores y sentimientos, representando ideas abstractas de una manera metafórica o alegórica, se conoce como símbolo.

Señal

Es un tipo de signo que tiene por finalidad cambiar u originar una acción y actúa de manera directa e inmediata sobre el receptor del mensaje. Cuando vemos una señal, ella nos indica que debemos prestar atención a un hecho en un momento determinado o modificar una actividad prevista.

Signo=Gobierno Símbolo=PP Señal=Sociedad

Qué post tan corto y con tanto significado crítico… Lo bueno, si breve, dos veces bueno. 

 Meta Final: ¿2015?. Hagan sus apuestas, señores. !!!No va más!!!

Navegador de artículos