elsociólogo

online, offline @elsociologo

Archivar en la categoría “ciencia”

El porqué de los cambios sociológicos en los espacios urbanos

telos_93_portadaFundación Telefónica acaba de actualizar su catálogo online de publicaciones. Todos estos libros pertenecen a la colección Fundación Telefónica/Ariel, una biblioteca online, cada vez más completa, que supera ya los noventa títulos desde que se creó en 2006. Ahora pueden descargarse aquí de forma gratuita tanto en formato PDF como EPub y la mayoría están bajo licencia Creative Commons lo que permite difundir libremente sus contenidos, proporcionando un acceso más universal al conocimiento.

En esta colección destaco el número 93 de la Revista TELOS que lleva por título ‘Espacios urbanos y TIC: transformaciones recíprocas’. Coordinado por el antropólogo argentinomexicano Néstor García Canclini, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) de México, en su call for papers se explicita la demanda necesaria de un acercamiento interdisciplinar en el seno de las ciencias sociales, desde la comunicación o los estudios culturales, hasta la sociología o la antropología, para entender los profundos cambios contemporáneos que está experimentando el espacio urbano. En la publicación también participan autores de la categoría de Israel V. Márquez, Francisco Cruces, Fernando Monge, Rosalía Winocur, André Dorcé o Rossana Reguillo.

Anuncios

“Método&métodos”

 

metodologia_img

El “método científico general” es un procedimiento de resolución de problemas relativos al conocimiento del mundo.

El método científico se diferencia de los otros métodos de conocimiento (creencias populares, religiosas y precientíficas en general) por ser capaz de autocorregirse, es decir, de ser apto para cuestionar sistemáticamente todo lo que ha propuesto; así, la ciencia carece de fin.

La ciencia, de hoy en día, tiene que enfrentarse a un universo fragmentado y a una pérdida de certidumbre económico-social, a un nuevo examen del lugar del azar y del desorden; así como a una toma en consideración de las evoluciones, mutaciones, crisis sistémicas  y trastornos en lugar de los estadios estables y permanentes societarios. Por ello, el método científico se convierte en una forma planificada de trabajar, sus resultados son acumulativos, progresan a través del tiempo evolucionando a niveles de saber cada vez mayores. Año tras año, generación tras generación, el mundo científico lega su saber a los científicos sucesores en un constante estudio y revisión de todo tipo de conocimientos técnicos.

El método, en consecuencia, es un elemento necesario y fundamental en la ciencia y es la manera de demostrar la validez objetiva de lo que se afirma, en contraste con el objeto examinado. El método es un orden sistemático, un camino, una vía de conocimiento, un orden conectado directamente a la objetividad que se desea investigar.

Un método que da buenos resultados en las ciencias naturales no necesariamente los da en las ciencias sociales o jurídicas. y viceversa. Por eso se dice que el método está relacionado a la objetividad que se examina. También tiene como fundamento la estructura necesaria de la epistemología del sujeto, es decir, las demostraciones metodológicas llevan siempre de por medio una afirmación relativa a las leyes del conocimiento humano en general. Cosa muy distinta sucede cuando buscamos simplemente una manera de hacer la investigación, es decir, de las técnicas de investigación. En ocasiones, se habla de las técnicas de la investigación documental y bibliográfica como métodos, otras se dice que la encuesta o la entrevista son métodos. Esto es erróneo. Son sólo dispositivos que permiten realizar concretamente la investigación metódica, atendiendo a los requerimientos prácticos del trabajo científico.

Como vemos, el método científico es el proceso que se sigue en la adquisición y conformación del conocimiento. Es un procedimiento sistemático que aprovecha el análisis, la síntesis, la deducción y la inducción. Los medios generales del método científico son los conceptos, definiciones, hipótesis, variables e indicadores.

En los diferentes procesos de investigación científico-social nos encontramos así con el  método analítico-sintético, el método deductivo-inductivo, el método experimental, el método explicativo, el método fenomenológico, el método dialéctico, el método del racionalismo crítico, el método del racionalismo dialéctico y, finalmente, el método jurídico.

Estimados colegas, ya tenemos métodos. Ahora sólo falta la práctica del Estado junto a su eficiente y científica Administración.

Hagan sus apuestas metodológicas y científicas… ¡No va más!. @elsociologo

 

“Cualitativo-Cuantitativo-Mixto”

 

923909-papel-moneda-y-monedas-sobre-fondos-blancos

El hecho de que las investigaciones sean consideradas cuantitativas o cualitativas hace referencia comúnmente, al tipo de datos que se recogen, a las herramientas utilizadas en el proceso de recolección de datos, a la forma de organizar los datos y al tipo de análisis que se realiza.

Cualquier “Investigación” en el campo social, suele estar permeada de buenas intenciones y del deseo de los investigadores de brindar un aporte a dicho campo, ya sea para conocer un fenómeno, para profundizar en temáticas anteriormente descritas y abordadas, o también, para buscar cambios y transformaciones específicas o sociales, a partir de los conocimientos que estudios previos hayan aportado. Independientemente del objetivo de éstas, toda investigación social busca la comprensión, profundización o transformación de aspectos en el campo investigado. En esa perspectiva de búsqueda, los diseños mixtos pueden constituirse en un aporte para dicho objetivo.

 Los diseños mixtos han ido cobrando fuerza, día a día, y cada vez son más aplicados en investigaciones en diversos campos, en especial, dentro de las Ciencias Sociales. Para Cameron (2009), la investigación social con métodos mixtos, ha ido generando cambios metodológicos entre los investigadores y académicos en una variedad de áreas disciplinarias. Las investigaciones con complementación metodológica de enfoques cualitativos y cuantitativos fueron evolucionando hasta llegar a conceptualizarlas en función de diseños denominados como de modelo y método mixto. Señala Cameron que las investigaciones con diseños mixtos han cobrado fuerza en áreas tan diversas como: educación, ciencias sociales y humanas, negocios, medicina familiar, etc.. lo cual provee evidencia empírica, de la extensión y utilización de los métodos mixtos en la investigación contemporánea”.

 Por otra parte, Johnson y Onwuegbuzie (2004) definieron los diseños mixtos como “(…) el tipo de estudio donde el investigador mezcla o combina técnicas de investigación, métodos, enfoques, conceptos o lenguaje cuantitativo o cualitativo en un solo estudio”. Los diferentes autores en mención señalan que los diseños mixtos permiten, a los investigadores sociales, combinar paradigmas, para optar por mejores oportunidades de acercarse a importantes problemáticas de investigación. En ese sentido, señalan que la investigación mixta se fortaleció, al poder incorporar datos como imágenes, narraciones o verbalizaciones de los actores, que de una u otra manera, ofrecían mayor sentido a los datos numéricos. Igualmente afirman que los diseños mixtos permiten la obtención de una mejor evidencia y comprensión de los fenómenos y, por ello, facilitan el fortalecimiento de los conocimientos teóricos y prácticos. Destacan, también, que los investigadores han de contar con conocimientos apropiados acerca de los paradigmas que van a integrar mediante los diseños mixtos, de modo que se garantice dicha estrategia.

 Cualitativo-Cuantitativo-Mixto. Lo verdaderamente importante es que se produzca investigación científica y social, cuestión cada vez más apartada en unos sistemas democráticos dependientes de las decisiones de devoradores mercados que cualifican y cuantifican sus ansias de devorar  una sola cosa mistificada: “el papel-moneda”.

¿Democracia o Plutocracia? Simplemente fuentes de riqueza vinculantes. El secuestro de la “Ciencia” paralizando su propia investigación y creación científico-social. Paradójico “paradigma” de rabiosa actualidad. @elsociologo

Ciencia-Tecnología y Ética Política: una posibilidad para el desarrollo

¿Ciencia y tecnología son diferentes? ¿Qué es la tecnología? ¿Podemos definir y diferenciar etapas en la historia de la humanidad? Etimológicamente, tecnología posee dos raíces griegas, por un lado technè: “misterio del saber y, por otro lado, logos: “conocimientos”, entonces, tecno-logía, etimológicamente significa “conocimientos acerca del misterio del saber hacer”.

 El rápido progreso de la ciencia y la tecnología es fascinante y supone un desafío constante para nuestra imaginación y nuestras expectativas, pero exige al mismo tiempo que ahondemos nuestra comprensión de sus repercusiones éticas ya que en España  la drástica reducción gubernamental presupuestaria carece de sentido científico y de progreso.

Según Averbuj “La tecnología es patrimonio sólo de los seres humanos; la ciencia, en cambio, descubre lo que preexiste. Por un lado, la tecnología se ocupa de las cosas que no existían y ahora existen, son nuevas y, fundamentalmente, son creaciones humanas que hacen al hombre cada vez más hombre. Por otro lado, la ciencia, se dedica a indagar, observar, inferir, anticipar, reflexionar acerca de fenómenos que ya ocurren en la realidad y busca dar cuenta de ellos a través de diferentes procedimientos. En este sentido, la ciencia no sería una característica esencial de nuestra especie, en términos de Tomás Buch como sí lo es la tecnología.

De aquí la primera, primordial y primogénita diferencia sustancial, los campos de acción y reflexión son diametralmente diferentes, y, en muchos casos, muchos que se dicen científicos, son en realidad tecnólogos. La tecnología como actividad humana, históricamente, posee diferentes etapas. Es decir, que comienza cuando el hombre tiene la capacidad de, racionalmente, identificar sus necesidades y vincularlas con una solución mediada por un instrumento que proviene de la transformación de un objeto natural en una herramienta.

 Aquiles Gay, en “La Ciencia y la Tecnología en la Vida Cotidiana”, afirma que el desarrollo tecnológico puede dividirse en dos etapas fundamentales, una técnica (previa a la revolución industrial, donde los procedimientos eran instintivos, sin implicación de la ciencia y los conocimientos acabados) y otra etapa tecnológica (en la que todo se basa en los descubrimientos científicos y es post revolución industrial).

 Toda esta ética de la ciencia y la tecnología constituye una de las prioridades más importantes de las ciencias sociales y humanas. Sin embargo, en España  la I+D se ha llevado una de las peores partes en el reparto de los recortes presupuestarios. Así este año 2012, la aportación económica no llegará a los 6.400 millones, un 25,5% menos que en 2011. El recorte total, sumando los programas de investigación civiles y militares, es de casi 2.200 millones de euros.

 ¿Ética política? O ¿ciencia tecnológica? Ni siquiera la elaboración de una Carta Abierta por la Ciencia de los colectivos científicos ha logrado no romper el Pacto de Estado por la Ciencia que la ética política había comprometido con la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación aprobada en mayo de 2011 por el 99% del Congreso de los Diputados y del Senado. Lástima señorías, sigan con sus recortes pero no se olviden nunca de la ciencia  si desean salvaguardar el futuro de una sociedad española interconectada tecnológicamente. :)! 

Enlace: Carta Abierta por la Ciencia.

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/27/ciencia/1332854370.html

Navegador de artículos