elsociólogo

online, offline @elsociologo

Archivar para el mes “marzo, 2015”

“Carta a Karl Marx” (fragmento)

proudhon

Busquemos juntos, si usted quiere, las leyes de la sociedad, el modo por el que esas leyes se realizan, el progreso por el que llegamos a descubrirlas. Pero, ¡por Dios!, después de haber demolido todos los dogmatismos a priori no soñemos, por nuestra parte, con adoctrinar al pueblo; no caigamos en la contradicción de su compatriota Martín Lutero, quien, después de haber derribado la teología católica, se puso enseguida, con grandes refuerzos de excomuniones y anatemas, a fundar una teología protestante. Desde hace tres siglos Alemania no se ocupa de otra cosa que de destruir la revocadura hecha por Lutero; no vayamos a preparar nuevas tareas para el género humano con otras capas de yeso. Aplaudo de todo corazón su idea de esclarecer todas las opiniones, hagamos una polémica buena y leal, demos al mundo el ejemplo de una tolerancia sabia y previsora pero, precisamente porque nosotros estamos a la cabeza del movimiento, no nos hagamos jefes de una nueva intolerancia, no nos la demos de apóstoles de una nueva religión, aunque ésta sea la religión de la lógica, la religión de la razón. Acojamos y alentemos todas las protestas; demostremos todas las exclusiones, todos los misticismos; nunca consideremos una cuestión como agotada y, cuando hayamos gastado hasta el último argumento, volvamos a comenzar, si es necesario, con la elocuencia y la ironía.PierreJoseph Proudhon

Da la impresión de que la historia tenía que emborrachar primero a todo su pueblo para luego despertarlo de su estupidez hereditaria como diría Marx en sus artículos periodísticos @elsociologo

 

¿Está cambiando el rol del hombre en los anuncios de televisión?

La televisión es un medio de comunicación de masas de tipo unidireccional, donde el espectador sólo recibe información pero no puede ser partícipe de ella aunque, últimamente, cada vez son más los programas que buscan la participación activa a través de mensajes desde móviles, hashtags en Twitter o llamadas en directo al programa. A pesar de esa barrera son muchos los sociólogos que consideran a este medio como el más influyente en el comportamiento social.

Llevo unos días analizando programas y, especialmente, anuncios publicitarios que se suceden en la programación. El objetivo era tratar de detectar cómo están cambiando algunos roles. El pasatiempo favorito de muchos ciudadanos pasa por ver la televisión y desde que el aparato en cuestión se convirtió en instrumento habitual de las hogares está claro que ha traído consigo importantes cambios en la sociedad.

Llego a la conclusión -salvo en contadísimas excepciones- que atrás han quedado aquellos anuncios tachados de machistas por algunos en los que la mujer era el foco de la publicidad de productos vinculados a las tareas del hogar mientras el hombre aparecía en los anuncios de coches.

El hombre, poco a poco, ha ido cogiendo peso en las tareas domésticas y cada vez son más las empresas de productos de alimentación y supermercados que, con talento y creatividad, elaboran campañas de publicidad en las que sitúan a ellos como protagonistas de sus anuncios. Estos son sólo algunos ejemplos.

1.- Supermercados DIA: #elDiadeÁngel

La cadena de Supermercados DIA ha apostado por dar un giro a su estrategia publicitaria y poner en valor a sus clientes. Para ello ha escogido a Ángel, quien espera las visitas esporádicas de sus dos hijas. Ellas saben lo bien que cocina su padre y por eso nunca se olvidan de pedirle unos espaguetis boloñesa que harían relamerse a cualquier crítico de cocina. Por cierto, es él quien acude a hacer la compra.

2.- Findus: #senotaladiferencia

Findus ha contado con el chef Diego Sáenz Solano para su reciente campaña televisiva. Bajo el claim: “Un microondas, tres minutos y tus verduras listas al vapor”, la compañía presentó así su nueva gama de verduras para cocinar al vapor en el microondas. En el anuncio ella espera en la mesa a que el varón termine de preparar la comida.

3.- Danone: #temerecesunyogurazo

El protagonista principal de la campaña es el actor Hugo Silva aunque se entremezcla una secuencia de una pareja mayor después de comer en la que ella le dice: “Cariño, cada vez cocinas mejor” y el responde lanzándole un beso al aire. El lema de la marca es: “Por cuidarla como el primer día te mereces el mejor yogur griego del mundo”.

4.- President: #cenasdepicoteo

Ambientado en París, el hombre llega a casa y avisa a sus hijos de que su madre se retrasará así que será él quien prepare la cena. La hija protesta: “¡Jo, papá siempre hace lo mismo!”. La solución la tiene Françoise, el vecino, que en un abrir y cerrar de ojos les brinda “una cena de picoteo”, como él mismo describe. Cuando llega la mujer su reacción, sorprendida es: “Vaya esta cena no me la esperaba”.

La televisión tiene una influencia muy grande, ya que podemos ver que buena parte de nuestras ideas y creencias provienen de lo que hemos visto en ella. A veces -como es el caso que nos ocupa- el papel que ejerce la televisión es positivo, ampliando nuestro concepto del hombre y su rol en la familia, aunque es cierto que la mayoría de las veces la influencia es negativa (falta de comunicación, violencia, consumismo…).

Alguien dijo… No hay riesgo en dejar que todo el mundo haga lo que quiera cuando se está seguro de conseguir que se quiera aquello que uno pretende que se haga.

“Sobre la televisión”, Barcelona, Anagrama, 1997, 140 pp de Pierre Bourdieu no les dejará indiferentes.  @elsociologo

“Sesgo” #concepto

sesgo-100120101658-phpapp01-thumbnail-4

En la investigación en general, se persigue la validez, precisión y confiabilidad de la medición. Sin embargo, la mayoría de las observaciones de un fenómeno variarán según las circunstancias en las que se miden en cuanto que los errores pueden surgir de las siguientes fuentes: sujeto u objeto que será medido, instrumento de medición y observador o persona(s) que efectúan la medición. En cualquier caso, la validez del conocimiento derivado de cualquier estudio social dependerá, en gran medida, de la ausencia de error y de la capacidad de estimar o predecir el parámetro verdadero en la población objeto de estudio.

En estadística, “sesgo” se refiere a la diferencia entre el valor promedio de un estimador, calculado con múltiples muestras al azar, y el verdadero valor del parámetro que busca estimar. El error sistemático también recibe el nombre de sesgo y llega a presentarse aún en la investigación más rigurosa, siendo su efecto  difícil de evaluar y, por tanto de corregir.

Dependiendo de la etapa del estudio en que se originan, los sesgos que interfieren con la validez interna de un estudio se clasifican en tres grandes grupos: a) los sesgos de selección, que se refieren a los errores que se introducen durante la selección o el seguimiento de la población en estudio; b) los sesgos de información, que son errores en los que se incurre durante los procesos de medición en la población en estudio, y c) los sesgos de confusión, que se originan por la imposibilidad de asignar la exposición de manera aleatoria en los estudios observacionales y que básicamente se originan por una no comparabilidad de los grupos en estudio.

Los sesgos de selección son errores sistemáticos que se introducen durante la selección o el seguimiento de la población en estudio y que propician una conclusión equivocada sobre la hipótesis en evaluación. Los errores de selección pueden ser originados por el mismo investigador o ser el resultado de relaciones complejas en la población en estudio que pueden no ser evidentes para el investigador y pasar desapercibidas.

El sesgo de información se refiere a los errores que se introducen durante la medición de la exposición, de los eventos u otras covariables en la población en estudio, que se presentan de manera diferencial entre los grupos que se comparan, y que ocasionan una conclusión errónea respecto de la hipótesis que se investiga.

El sesgo de confusión puede resultar en una sobre o subestimación de la asociación real. Existe sesgo de confusión cuando observamos una asociación no causal entre la exposición y el evento en estudio o cuando no observamos una asociación real entre la exposición y el evento en estudio por la acción de una tercera variable que no es controlada. Esta(s) variable(s) se denomina(n) factor(es) de confusión o confusor(es). Los resultados de un estudio estarán confundidos cuando los resultados obtenidos en la población en estudio apoyan una conclusión falsa o espuria sobre la hipótesis en evaluación, debido a la influencia de otras variables, que no fueron controladas adecuadamente ya sea durante la fase de diseño o de análisis.

Sackett elaboró un catálogo en el que incluye alrededor de 50 sesgos que pueden concurrir durante la conducción de una investigación. Rothman define el error aleatorio como “aquella parte de nuestra experiencia que no podemos predecir”. Para Mausner y Bahn, el error sistemático, o sesgo, es la diferencia entre un valor observado y el verdadero valor debido a todas las causas menos la variabilidad del muestreo.

El error sistemático puede surgir de innumerables fuentes, incluyendo factores involucrados en la selección o reclutamiento de la población de estudio y los factores involucrados en la definición y medición de las variables de estudio. Lo inverso del sesgo es la validez, también un atributo deseable.

Los sesgos más frecuentes se producen, por tanto, en la evaluación del resultado, en la calidad de la información, en el seguimiento, en la falta de respuesta, en el sesgo del entrevistado o en el sesgo del observador.

Fuentes del Centro Investigaciones Sociológicas (CIS) manifestaban hace poco en el Diario ABC @abc_es  que “Las encuestas no quieren acertar, sino marcar tendencias. Son un producto libre, que se crea en un escenario muy volátil”. Su afirmación es tan difusa e inconcreta que se podría contrarrestar fácilmente con la cita del poeta Nicanor Parra  para poder hacernos una idea de la volatilidad e incertidumbre general del sistema electoral español y de sus respectivos votantes: “Hay dos panes. Usted se come dos. Yo ninguno. Consumo promedio: un pan por persona.”

El artículo 135, la corrupción generalizada, los liderazgos invisibles y el tú más, el desempleo y la exclusión social, los recortes infinitos en el sistema de Bienestar Social made in Spain. Fútbol, amaños y Champions League. Marca España, Troika, Draghi, España va bien, etc, etc. Todo este conjunto y bloques situacionales están inscritos en el subconsciente societario español y, que duda cabe,  conducen al sesgo desorientativo, dónde nadie realmente conoce pero si pronostica (interés/producción/dinero) el verdadero impacto de los futuros resultados electorales 2015 en el sistema democrático español.

Año de nieves, año de bienes o si se prefiere año electoral año sesgado. Y es que saben sus señorías que el que esté libre de pecado que tire del primer sesgo…

Ya lo apuntaba Jean Giraudoux “Sólo se reconoce el error cuando todo el mundo lo comparte.”

“Alicia en El País De las Maravillas y Mariano en El País del Sesgo“. #concepto @elsociologo

 

Navegador de artículos