elsociólogo

online, offline @elsociologo

“Historias de Vida”

 estado-del-binestar

La historia de vida tiene una larga tradición en las ciencias sociales y figuró de modo prominente en el trabajo de la Escuela de Chicago durante las décadas de 1920, 1930 y 1940 (Shaw, 1931, 1966; Shaw y otros, 1938; Sutherland, 1937).

Al construir historias de vida el investigador social, busca a un tipo particular de persona que ha pasado por ciertas experiencias.

Según Spradley, las historias de vida se redactan sobre la base de entrevistas en profundidad con una persona o con una pequeña cantidad de personas. Aunque todos tienen una buena historia para contar (la propia), las historias de algunos son mejores que las de otros, y algunos individuos son mejores compañeros de investigación a los fines de la construcción de la historia de vida. Otra consideración importante se refiere a la buena voluntad y capacidad del individuo para hablar sobre sus experiencias y expresar sus sentimientos. Sencillamente, las personas no tienen la misma capacidad para proporcionar relatos detallados de aquello por lo que han pasado y de sus sentimientos al respecto.

Muchas de las historias de vida clásicas de las ciencias sociales se han basado en una combinación de entrevistas en profundidad y relatos escritos por los propios informantes. Lo mismo que la observación participante, las entrevistas en profundidad requieren capacidad para relacionarse con otros en sus propios términos. No hay ninguna fórmula simple para entrevistar con éxito, pero existen puntos que el investigador debe tratar de crear: no abrir juicio, permitir que la gente hable, prestar atención, ser sensible  a los sentimientos y puntos débiles del informante.

Para Taylor, S.J. y Bodgdan R,  lo que diferencia la historia de vida de las autobiografías populares es el hecho de que el investigador solicita activamente el relato de las experiencias y los modos de ver de la persona, y construye la historia de vida como producto final.

 Howard Becker (1966, pág. vi) describe el rol del investigador en las historias de vida sociológicas:

“El sociólogo que recoge una historia de vida da pasos para asegurar que ella cubra todo lo que queremos saber; que ningún factor o acontecimiento importante sea descuidado, que lo que pretende ser fáctico concuerde con las pruebas de que se dispone y que las interpretaciones del sujeto sean aportadas honestamente. El sociólogo mantiene al sujeto orientado hacia las cuestiones en las que está interesada la sociología, haciéndole preguntas sobre acontecimientos que necesitan desarrollo; trata de hacer que la historia narrada tenga que ver con materias que son objeto de registro oficial y con material proporcionado por otras personas que conocen al individuo, el acontecimiento o el lugar que nos es descripto. Hace que el juego sea honesto con nosotros.”

Como sociólogo, no dispongo de Historias de Vida de nuestra clase política y, como integrante-participante de un determinado Sistema Social,  no deseo disponer de una política, Made in Spain, sin historias de vida, ni sentimiento ciudadano.

“Lo primero El Empleo”. ¡Ja!  @elsociologo

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en ““Historias de Vida”

  1. La Historia de Vida (HV), es parte de los métodos cualitativos, en cierto modo alternativos al paradigma hipotético deductivo, afín al positivismo, que ha dominado, al menos en América, la investigación sociológica. “Reivindica un aspecto importante de la propia experiencia humana, la propia subjetividad como fuente de conocimiento..” Así, trabajos como el Paul Thompson: La Reconstrucción del Pasado, en Inglaterra; o bien Ferrarotti y Bert Aux en Francia, también entre los 70 y principios de los 80, sugieren, de entrada, una ambivalencia entre lo individual y lo social, siendo que ambas categorías de análisis se equiparan en estatura, toda vez que el hombre no vive aislado, ni su experiencia es ajena a un determinado contexto social. En este punto, el método de la HV, ya en la praxis investigativa, discurre entre dos parámetros: lo socioestructural, relativo al contexto social – institucional del individuo y su interacción con éste; y el sociosimbólico, inherente a las valoraciones, significantes y “cómo el individuo se imagina desde el punto de vista subjetivo, lo que representan para sí las escalas de significación y de sentido que eso tiene, cómo convierte esa vinculación en juicios, categorías, valores, que de alguna manera normen y regulen su propia vida personal..” que, en definitiva, es esl centro del relato biografía o historia.

    En relación con la temática, con esta metodología se ha tratado de estudiar procesos sociales, etapas de la historia de un país, sistemas de normas y valores dentro de un grupo social, o la experiencia vivencial de alguna personalidad. En este punto, difiere un poco de la Escuela de Chicago y, en general, de la corriente positivista, más bien interesada en las desviaciones sociales. En lo relativo a la técnica de esta metodología, naturalmente que la misma se nutre del mayor o menor grado e experiencia del investigador. No obstante, hay algunos tips, que sería bueno considerar: Número de entrevistas: No hay un número predeterminado, pero se sugieren tantas hasta que el “fenómeno de saturación” aparezca; es decir, que lo aconsejable es que ya no se puedan descubrir más cosas nuevas. Así, en ocasiones con una sola y profunda entrevista, bastará. ¿A quién entrevistar? a personas que representen aquello que persigue la investigación, llamados también sujetos tipo. En lo tocante a la orientación de la entrevista, se sugiere una entrevista mixta, con preguntas cerradas y abiertas, según el tema. Del mismo modo, se considera prudente un diario de campo, donde el investigador pueda registrar las reacciones, pausas gestos y olvidos del entrevistado ante determinadas preguntas o tópicos, lo cual ha de enriquecer el análisis e interpretación de los datos.

    Finalmente, la estrategia de análisis dependerá del investigador, de su pericia y sus objetivos. Pueden extraerse frases relativas a ciertos temas, o bien agrupar palabras en una determinada categoría y cuantificarlas, ya que su frecuencia indicará la importancia de los diferentes asuntos en la vida del entrevistado.

    Bien, con esto no he pretendido sino sumar algún mísero aporte, sobre un tema que no me es común, y donde no poseo mayor habilidad. Las citas son del texto Historias de Vida, de Víctor Córdova, Ed Tropykos, Caracas, (s/f).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: