elsociólogo

online, offline @elsociologo

Archivar para el mes “marzo, 2013”

“Mounier y el personalismo”

timthumb

La palabra “personalismo”, empezó a ser utilizada por Renouvier en 1903 para calificar su propia filosofía, aunque luego cayó en desuso. Reapareció en Francia hacia 1930 para designar los primeros artículos de la revista Esprit durante la crisis política y espiritual que atravesaba entonces Europa con multitud de semejanzas y similitudes a la época actual. El personalismo es una corriente filosófica que pone el énfasis en la persona. Considera al hombre como un ser subsistente y autónomo, esencialmente social y comunitario, un ser libre, trascendente y con un valor en sí mismo que le impide convertirse en un objeto como tal. Un ser moral, capaz de amar, de actuar en función de una actualización de sus potencias y finalmente de definirse a sí mismo considerando siempre la naturaleza que le determina.

En su aportación al personalismo, la filosofía de Mounier afirma que el individuo es la dispersión de la persona en la materia, dispersión y avaricia. El hombre es todo cuerpo, pero también, es todo espíritu. Según la doctrina personalista, el Estado viene a ser el medio, y la persona el fin. El Estado existe para que las personas encuentren su realización, desde un primer plano de aseguramiento de una coexistencia superadora del más absoluto caos social. El Estado sólo existe en beneficio de la persona realizada en sociedad. Mounier culmina sus pensamientos con el “Manifiesto” personalista, poniendo énfasis en la persona humana dentro del desenvolvimiento de las sociedades organizadas. En el vocabulario filosófico de Lalande, aparece en su 5ªedición de 1947: “Doctrina moral y social, fundada enel valor absoluto de la persona y expuesta en el Manifeste du personnalisme (1936) de Emmanuel Mounier.  El diccionario Larousse, convierte el término en un sinónimo de egocentrismo.

Mounier esbozó cinco puntos que se hacen necesarios para que pueda llegar a desarrollarse una sociedad personalista y comunitaria: 1.Salir de sí mismo; esto es, luchar contra el “ que hoy denominamos egocentrismo, narcisismo, individualismo; 2.Comprender: Situarse en el punto de vista del otro, cual empatía; no buscar en el otro a uno mismo, ni verlo como algo genérico, sino acoger al otro en su diferencia; 3.Tomar sobre sí mismo, asumir, en el sentido de no sólo compadecer, sino de sufrir con el dolor, el destino, la pena, la alegría y la labor de los otros; 4. Dar, sin reivindicarse como en el individualismo pequeño burgués y sin lucha a muerte con el destino, como los existencialistas. Una sociedad personalista se basa, por el contrario, en la donación y el desinterés. De ahí el valor liberador del perdón; 5. Ser fiel, considerando la vida como una aventura creadora, que exige fidelidad a la propia persona.

Afirma Mounier que “la persona no es el más maravilloso objeto del mundo, un objeto al que conoceríamos desde fuera, como a los demás. Es la única realidad que podemos conocer y al mismo tiempo hacemos desde dentro. Presente en todas partes no está dada en ninguna”.

Pero lo que hoy llamamos personalismo no es una novedad. El universo de la persona es el universo del hombre. La filosofía de una persona es más que una actitud, aunque no se presenta como sistema. La historia del personalismo en sentido amplio será, pues, paralela a la historia de la persona. No se desarrollará solamente sobre el plano de la conciencia, sino, en toda su amplitud, sobre el plano del esfuerzo por humanizar la humanidad.

Personalizando  y despersonalizando corrientes filosóficas en tiempo de recogimiento.

Tanta Autoridad sin Personalismo. Tanto Personalismo sin Autoridad.

¡Mi querido Estado! ¡Mi anhelado Empleo!  @elsociologo

“El fenómeno Kuhn. La vigencia Kuhn”

photo_20098_wide_large

En un artículo de 1968, titulado “La historia de la ciencia”, Kuhn sostiene: “Otro cambio de la historia que probablemente ejercerá cada vez más efectos es la sociología de la ciencia. En última instancia, ni los intereses ni las técnicas de ese campo tienen que ser históricos. Pero en el actual estado de subdesarrollo de su especialidad, los sociólogos bien pueden aprender de la historia algo sobre la forma de la empresa que investigan”.

Dice Kuhn: “Tanto los historiadores en general como los historiadores de la ciencia se quejan repetidas veces de que mi relación del desarrollo científico se basa exclusivamente en factores internos de las propias ciencias; que no logro inscribir las comunidades científicas en la sociedad en que se sustentan y de la cual son extraídos sus miembros; y que, por consiguiente, doy la impresión de creer que el desarrollo científico es inmune a las influencias de los medios social, económico, religioso y filosófico en que se desarrolla. Claro está que mi libro tiene poco que decir sobre tales influencias externas, pero ello no se debe interpretar como negación de que éstas existen. Por el contrario, debe entenderse como un intento de explicar por qué la evolución de las ciencias más desarrolladas ha ocurrido con relativa independencia del medio social, en grado mayor que la evolución de disciplinas como la ingeniería, la medicina, las leyes y las artes”.

 La reflexión contemporánea sobre la ciencia puede ser narrada también en función de un hito admitido: la publicación, en 1962 de “La Estructura de las Revoluciones Científicas”, de Thomas Samuel Kuhn.

De acuerdo con Kuhn, la historia de la ciencia se encuentra marcada por largos periodos de refinamiento estable, que él denomina “Ciencia normal”, y que se ven sistemáticamente interrumpidos por cambios bruscos de una teoría a otra sin ninguna posibilidad de comunicación entre ellas. A estas bruscas interrupciones, Kuhn las llama “revoluciones científicas”. 

Los hechos parecen, hoy en día, darle la razón a él y a su Estructura de las Revoluciones Científicas. ¿Revolución o involución científica? Más bien lo segundo… ¡Filósofos de la ciencia!  @elsociologo

 “La Estructura de las Revoluciones Científicas”

http://www.uruguaypiensa.org.uy/imgnoticias/688.pdf

 

“Aniversario”

1ano-de-blog[3]

Transcurrido “1 año” desde mi primer post, el espacio-tiempo ha marcado numerosos acontecimientos sociales englobados en una recesión económica mundial continua y duradera.

Ha sido un año de indicadores permanentes de la crisis y la recesión en el “Nuevo Gobierno de España” caracterizado por su incumplimiento completo del Programa Electoral y su dependencia, casi exclusiva, de las decisiones arbitrarias troikianas; desempleo histórico, decrecimiento continuado PIB, deuda pública y prima de riesgo abriendo, día tras día, titulares de prensa, reforma laboral febrero 2012, recortes generalizados en el sector público; sanidad, educación, universidad y ciencia. Anuncio de una nueva subida del IVA en 2013, aunque finalmente dicha subida se aplicó a partir de septiembre de 2012, la crisis de Bankia y sus consecuencias (mayo 2012), el rescate financiero de España (junio 2012), recortes de julio y rescates a Comunidades Autónomas (julio 2012) y, sobretodo, presuntos casos corrupción política mayúsculos: caso Bárcenas, supuestas cuentas suizas de la familia Pujol, EREs falsos en Andalucía (sin olvidar la operación Malaya); las tramas de Palma Arena y Nóos y todo lo que arrastra este Instituto ficticio para nuestra Casa Real  y su princesa adjunta. Todo ello, bajo la atenta mirada de un desnortado PSOE.

Muchas corruptelas son las que se olvidan o todavía no conocen la luz. Baste decir que hemos ido como sociedad, de Pokémon a Gürtel, surfeando el infierno de la corrupción política. Ello hace que la sociedad española tenga, en mente, su propio corruptódromo que, sin duda, acabará reflejado en todo proceso democrático, a su debido tiempo.

Por otro lado, Nuevos Medios y Redes Digitales, en un mundo globalizado y globalizador, hacen su aparición como formas de comunicación e información universal, hemos vivido un nueva Reelección Presidencial USA, así como hemos disfrutado de los Juegos Olímpicos Londres 2012, nos entristecimos en España, a velocidad Moto GP y F1, con el adiós del icono Guardiola en su gloriosa época futbolística y nos alegramos con la Eurocopa 2012 , disfrutamos con Nadal y su premio equivocado, compartimos online el proyecto estratos de Red Bull con el salto de Felix Baumgartner desde la estratosfera, nos informamos puntualmente de la reciente muerte del Presidente Chávez en Venezuela, analizamos la ingobernabilidad italiana a la vista de los recientes y confusos resultados Presidenciales,  Chipre  intervenido y, como colofón, tenemos un nuevo y flamante Papa (Francisco). Todo comenzó en “Galilea”.

En territorios y países vecinos, no quiero olvidarme de los conflictos internacionales sempiternos causantes de multitud de matanzas y muertes injustificadas;  Somalia, Nigeria, Siria, Mali, Egipto, Palestina, Irak (Bagdad- Nasiriya), Yemen, Afganistán y la India con violaciones y muertes de mujeres inocentes incluidas, han sido los principales lugares de conflicto, violencia y desasosiego social del ego encriptado.

Todos ellos, perduran en el tiempo. Otros muchos, se olvidan rápidamente en la memoria colectiva y social. Algunos ejemplos son; las matanzas indiscriminadas ocurridas en diferentes Estados USA que, cada cierto tiempo,  sobrecogen y alarman la sociedad estrepitosamente. Seguramente, un uso permisivo y una propiedad legal masiva de autodefensa y tenencia de armas conllevan, implícitamente, este tipo de aconteceres y sucesos sociales. No en vano, Noruega no olvidará, fácilmente, la masacre de su conciudadano ultraderechista Anders Breivik. Como en su día apuntó muy bien Strindberg; “La sociedad se basa, aún en las clases, en los grupos que, surgidos de manera natural a partir de oficios, profesiones y religiones, permanecen en conflicto”.

Entre todas estas desdichas y felicidades me he movido, en red, durante este primer año como  “Sociólogo en el espacio y en el tiempo. On, off…”. Gracias; por escuchar mis pensamientos, por comprender, difundir y compartir algunos de mis sueños e inquietudes sociales, por convivir con mis defectos de forma y escritura y, sobretodo, por seguirme durante todo este año de intensidad económica-política-social generalizada.

@os_delgado, 59 Post y 36.150 visitas vista, tienen gran parte de culpa en este breve agradecimiento. Emprendimiento como, única y, casi exclusiva, base social de progreso.Curioso.

Por delante, siempre habrá “nuevos Óscar`s, nuevos retos, nuevos hitos, profecías y futuros embarazos sociales principescos”. Seguiremos posteando noticias-eventos, sociológica y periodísticamente, entre terremotos,tornados y tsunamis psico-sociales y naturales. Ontología como disciplina. ¿Qué hay? Esencia…

 Universalizando conocimiento. Formalizando pensamiento. ¡Feliz día del Padre! @elsociologo

 

“Opinión Pública: breves consideraciones sociológicas”

2c7b41bb01e41a71c6819a2baa9de54b_XL

El término “Opinión Pública” es un término que ha tenido y tiene una variedad muy grande de definiciones en el mundo social aunque como señala Davison ““no hay una definición generalmente aceptada de opinión pública”. Muchas de estas diferencias están sustentadas en el hecho que algunas definiciones colocan el acento en relación con los marcos de referencias conceptuales en que se sustentan. Por ejemplo:

 •    Desde una perspectiva racional y voluntarista, Ferdinand Tönnies (1902) entiende: “Opinión pública como conglomerado de puntos de vista, deseos y propósitos diversos y contradictorios, y opinión pública como potencia unitaria, expresión de la voluntad común”.

 •    Desde una perspectiva mental-estereotipada, Walter Lippmann (1922) sostiene que: “Las imágenes que se hallan dentro de las cabezas (…) de los seres humanos, las imágenes de sí mismos, de los demás, de sus necesidades, propósitos y relaciones son sus opiniones públicas”.

 •     Desde una perspectiva liberal-democrática, Hans Speier (1950) entiende: “por opinión pública (…) las opiniones sobre cuestiones de interés para la nación expresada libre y públicamente por gentes ajenas al gobierno, que pretenden tener el derecho de que sus opiniones influyan o determinen las acciones, el personal o la estructura de su gobierno”.

 •     Desde una perspectiva crítica-normativa, Jürgen Habermas (1962) señala que: “Opinión pública significa cosas distintas según se contemple como una instancia crítica con relación a la notoriedad normativa pública, ‘representativa’ o manipulativamente divulgada, de personas e instituciones, de bienes de consumo y de programa”.

 •     Desde una perspectiva sistémico-informativa, Otto Baumhauer (1976) sostiene que: “La opinión pública es el producto del proceso transformativo de información introducida en el sistema abierto de clima de opinión pública”.

•     Desde una perspectiva psicosocial, Elisabeth Noelle-Neumann (1974) construye una definición operativa en la que sitúa la opinión pública como “las opiniones sobre temas controvertidos que pueden expresarse en público sin aislarse”.

•     Desde una perspectiva de la ciencia política, Giovanni Sartori (1987) sostiene que la opinión pública es ante todo y sobre todo un concepto político. Para el investigador italiano la opinión pública es “un público, o multiplicidad de públicos, cuyos difusos estados mentales (de opinión) se interrelacionan con corrientes de información referentes al estado de la res pública”.

Las grandes tendencias podrían clasificarse gruesamente en la perspectiva político valorativa de Jürgen Habermas, la antropológico social de Noelle-Neumann y la sociopolítica funcionalista de Niklas Luhmann ya que no siendo éstas las únicas, han marcado los estudios y las reflexiones más interesantes sobre el tema. Y, resulta que, como manifestó irónicamente Jean Padioleou; “La Opinión Pública le sucede lo que al diablo, debe existir puesto que pronunciamos su nombre”.

 Por favor, indique su opinión al respecto… @elsociologo

“Criterios”

Topicos

El criterio es la Regla o norma para saber lo que es verdadero o puede tomarse como cierto. La Teoría del Conocimiento o Epistemología busca un criterio para fundamentar nuestras certezas espontáneas y apoyar en él la objetividad. Un criterio “es una condición/regla que permite realizar una elección, lo que implica que sobre un criterio se pueda basar una decisión o un juicio de valor”. El criterio se refiere a un “valor que se establece y se define en un proceso de evaluación para juzgar el mérito de un objeto o un componente. Así por ejemplo, la calidad con frecuencia constituye un criterio de evaluación en los programas académicos. El criterio puede representarse a través de indicadores y descriptores específicos”.

El criterio de valor o parámetro de valor es un “instrumento de referencia para valorar los resultados y hacer un seguimiento de la marcha de la actuación. Norma de realización que hay que alcanzar a fin de lograr un objetivo”.

Los criterios de evaluación son categorías generales de análisis para enjuiciar el mérito o valor de una intervención, que sirven de referencia para estructurar las cuestiones a las que la evaluación debe dar respuesta. El criterio es un instrumento que permite analizar niveles de calidad con distinto grado de concreción. De los criterios, que se relacionan con la consecución de objetivos, suelen derivarse estándares e indicadores.

El criterio de calidad es el “conjunto de valores y/o estándares de referencia para valorar la eficacia, efectividad y, en general, la calidad de un producto, servicio o proceso”. El Criterio es un “principio o base axiomática definida a priori, sobre el cual se puede emitir una valoración”.

Pueden observar que existen multitud de Criterios Sociales; analíticos, empíricos,  metodológicos, ontológicos, funcionales, textuales, de estabilidad, de conducta humana, etc, etc…

Todos ellos, criterios sociológicos aplicados como normas, reglas o pautas sirven, en su día a día, de espejo refractario del malestar o bienestar ciudadano causado por  uno de los más importantes criterios intencionados: “el criterio político”.

Ese no es, en estos momentos, “un buen criterio de clasificación”. @elsociologo

 

Navegador de artículos